Los tres rejoneadores salieron en hombros en el día que empezaba la fiesta en la capital navarra. El espírtu del chupinazo llenó la plaza de toros de un ambiente festivo rojiblanco. Tanto público como jinetes salieron contentos tras cortar siete orejas a una variada corrida de El Capea, en la que destacó el sexto y, sobre todo, el segundo, de nombre 'Jaquetón', premiado con la vuelta al ruedo. Pablo Hermoso de Mendoza fue 'profeta' en su tierra y se alzó con el triunfador numérico de la tarde, tras cortar tres orejas de su lote, por dos faenas de corte clásico. Leonardo Hernández cortó dos orejas del segundo y el rejón de muerte impidió sumar más trofeos del quinto, tras una actuación que conectó desde desde primer momento con el público pamplonica. Por su parte, Roberto Armendáriz sorteó en tercer lugar un toro complicado, con el que resolvió las dificultades a pesar de ser su primer paseíllo. En el sexto, cortó las dos orejas por su actuación con 'Ranchero', que permitió que todos los rejoneadores salieran en hombros y que Pamplona !Siga de fiesta! .

El cuarto fue un toro serio, cuajado, muy badanudo, que salió frío y con la cara arriba. Dos rejones de castigo puso Hermoso de Mendoza a un toro, que acusó desde principio el exceso de kilos. Planteó el de Estella una meritoria faena, en el tercio del ruedo, llena de clasicismo, batiendo al pitón contrario del toro. Calentó al público con las ‘hermosinas’ a lomos de ‘Disparate’. Transmitía poco el astado y echó el resto Hermoso de Mendoza para salir por la Puerta Grande, con un par de banderillas cortas a dos manos a lomos de ‘Disparate’.  Mató de un rejón, que dejó al toro sin puntilla, y cortó dos orejas.

Antes lidió un toro serio, cuajado, que salió manseando, buscando las tablas. Colocó un único rejón de castigo Pablo Hermoso de Mendoza a un toro con poca fuerza y descoordinado de los cuartos traseros. Destacó el galope de costado y las banderillas al pitón contrario con ‘Berlín’, a un toro que no transmitía. Con ‘Ícaro’, el jinete navarro atacó en los terrenos más cercanos al toro. Remató la faena con dos banderilas cortas, que unido a  un rejón de muerte trasero y contrario sirvieron al estellés para cortar la primera oreja..

Leonardo Hernández cortó las dos orejas al segundo, un toro serio, largo y apretado de cara, que salió ya con acometividad y humillando. Puso Leonardo  dos rejones de castigo, ya que uno de ellos lo enebró y, posteriormente, cayó al suelo. Calentó el jinete al público pamplonica desde el inicio de la faena, con un galope de costado, que recorrió toda la circunferencia del ruedo. Planteó el extremeño toda su faena en el centro del ruedo a un toro bueno, con importancia, con el galope y el ritmo del encaste murube. Remató la faena con dos banderillas cortas al violín. Pinchó en una ocasión, para después dejar un rejón de muerte, que dejó al toro sin puntilla.‘Jaquetón’ fue premiado con la vuelta al ruedo.

En quinto lugar salió el toro más serio del encierro, muy cuajado, largo, abierto de cara, que salió poniéndose por delante del caballo. El astado fue noble, aunque esperaba a la montura hasta el momento del embroque, y se vino a menos según avanzaba la faena. Mucha distancia dio Leonardo Hernándezen las primeras banderillas de la faena a lomos de ‘Enamorado’ y volvió a calentar al público, como en su primer oponente, con ‘Xaropé’ en la ejecución de la suerte. Esperaba mucho el toro a la hora de matar y produjo que el extremeño pinchara en varias ocasiones, hasta dejar medio rejón de muerte en buen sitio,  y perdiera la posibilidad de sumar algún trofeo en su esportón.

Un único rejón de castigo puso Roberto Armendáriz al tercero, un toro más suelto de carnes que sus hermanos, que salió con poca fijeza y sin humillar en los caballos. Dio mucha distancia Armendáriz en las primeras banderillas a un toro complicado, que se ponía por delante del caballo y en el momento del embroque pegaba un arreón. Había que llegarle mucho a la cara y eso hizo el navarro a lomos de ‘Diamante’ en el centro del ruedo, donde planteó toda la faena, intentando siempre agradar al público en su primera actuación de la temporada. Pinchó en dos ocasiones antes de dejar un rejón en buen sitio y fue silenciado.

El sexto fue el de menor presencia del festejo, muy abierto de cara. Un único rejón de castigo puso Roberto Armendáriz a un astado con tranco y que colocaba la cara en la grupa del caballo. Los mejores pasajes de la faena llegaron a lomos de ‘Ranchero’, en tres quiebros dando todas las ventajas a un toro bueno, que tuvo fijeza y galope. Remató la faena con dos banderillas cortas, antes de dejar un rejón contrario, que produjo que el toro tardara en doblar, y cortar dos orejas.