Francia

El exitoso modelo que sigue creciendo

Por Ismael del Prado

Miel y hiel. El año taurino en Francia nos dejó varias tardes de leyenda, para los Anales, como los históricos indultos de José Garrido en Nimes y Lea Vicens en Istres, pero también la peor noticia posible: de nuevo, la irreparable pérdida de otro torero sobre el ruedo. La del añorado Iván Fandiño. Todo ello, en un 2017 donde volvió a primar la encarnizada rivalidad entre Sebastián Castella-Juan Bautista y en el que el otro lado de los Pirineos generó otra vez la sensación de ser un espejo del que aprender por modelo tanto cultural como empresarial, pero, sobre todo, de respuesta de los públicos.

Así, los tendidos galos volvieron a registraron llenos de 'No hay billetes' con bastante frecuencia y la cultura del toro volvió a ser patrimonio esencial del sur de Francia. Así, la afición sigue en aumento y el que paga pasó por caja para presenciar tardes con alicientes y presencia tanto de figuras como de toreros emergentes, conjugados de la manera adecuada con las principales ganaderías para despertar interés.

Una de esas ferias de infalible ecuación fue la de Pentecostés. El Coliseo Romano de Nimes encadenó dos tardes históricas de manera consecutiva. Así, si el 4 de junio Juan Bautista formaba un lío en su encerrona con astados de diferentes ganaderías desorejando a sendos toros de La Quinta y Jandilla, menos de 24 horas después José Garrido lograba indultar a 'Pañero', un bravo colorado de Vegahermosa, al que cuajó de principio a fin.

Otro indulto que no puede quedar en el tintero en este curso fue el de 'Culebrito'. Fue la jornada del 25 de junio, en el Palio de Istres. Allí, Lea Vicens cuajó a este magnífico toro de Capea hasta lograr que se le otorgara el perdón en una tarde mayúscula en la que paseó cinco orejas y un rabo, mismo botín que logró su rival en el mano a mano de ese día: Pablo Hermoso de Mendoza.

Entre ambas ferias, concretamente, el fatídico 17 de junio llegó el jarro de agua fría. Hiel para muchos meses, para muchos años. Al filo de las 21 horas, llegaban noticias de una gravísima cornada de Iván Fandiño en Aire sur l'Adour. Minutos después se confirmaba su irreparable pérdida de una certera cornada de 'Provechito', de Baltasar Ibán. De nuevo, el toreo teñido por esa estela de abrasador y callado luto que un año atrás brotó con Víctor Barrio en Teruel. Descanse en paz.

EL COLISEO COMO LANZADERA DE NUEVOS TOREROS

Nimes volvió a erigirse en el escenario perfecto para alternativa de los novilleros más avezados en el escalafón. Tras los precedentes en los últimos años de Roca Rey, Ginés Marín, Luis David, Álvaro Lorenzo, Varea... En 2017, fue el turno de Andy Younes. El galo paseó tres orejas en un doctorado soñado y salió por la Puerta de los Cónsules mostrando su candidatura para el futuro al cetro por el que pugnan Sebastián Castella y Juan Bautista.

Younes se presenta así como una pieza más de cara al 2018. Un paladín fraguado en el circuito de ferias para escoltar y apretar más a dos figuras máximas. Ambas lo demostraron durante toda la temporada en los cosos galos. Como también lo hizo Emilio de Justo. El pacense volvió a reivindicarse, como ya logró también en 2016, al otro lado de los Pirineos. Sus triunfos, con todo tipo de encastes, afloraron cada tarde que lució el 'chispeante'. Así, reforzó los toques de atención en Aignan o Mont de Marsan, por partida doble -ora con 'Victorinos', ora con 'Adolfos'-, con aldabonazos de Puerta Grande en Vic Fezensac, con la de Palha, y Dax, paseando tres orejas con la de Victorino Martín.

LA ENCARNIZADA PUGNA CASTELLA-BAUTISTA

Volviendo a la citada rivalidad entre Castella y Bautista, su pugna quedó latente también en el escalafón de matadores final. El de Arles ocupó el trono gracias a sus catorce tardes, en las que lidió 33 reses, para un total de 27 orejas. Abrumadores guarismos. Por su parte, el de Beziers trenzó ocho paseíllos, que saldó con una docena de orejas de los 21 astados que lidió. El tercer escalón fue para Enrique Ponce, que también firmó ocho tardes, por las siete de otro diestro con un importante cartel en el país vecino, Curro Díaz.

También hubo dominio francés en el escalafón de novilleros. Así, Tibo García ocupó el primer puesto con once paseíllos al otro lado de los Pirineos. Su balance fue de 23 reses lidiadas, más que ningún otro novillero, y media docena de orejas. Un trofeo más, sumó el segundo en la lista, su compatriota Adrien Salenc, al que perderse prácticamente la segunda mitad de la temporada entera por una grave lesión de hombro, no le impidió ser uno de los nombres propios del 2017 entre los novilleros.

A distancia de ambos, compartieron el tercer puesto, los españoles Miguel Ángel Pacheco y Mario Palacios, con seis tardes. No obstante, su tercer puesto viene heredado tras consumarse el salto al escalafón superior en la pasada Vendimia de Nimes de su propietario durante todo el curso: Andy Younes, que trenzó ocho paseíllos en suelo francés antes del doctorado.

Finalmente, en el escalafón de rejoneadores, Lea Vicens fue profeta en su tierra. Como no podía ser de otra manera, la amazona de Nimes lideró el escalafón en número de festejos (8) y reses lidiadas (17), al tiempo que ocupó el segundo peldaño del podio en orejas cortadas, con diez, sólo superada por Pablo Hermoso de Mendoza, (12). El jinete navarro ocupó el segundo lugar en número de paseíllos, con 5, mientras que el tercero fue para Óscar Borjas. Ambos, además, empataron en los astados lidiados: once. Por su parte, Andy Cartagena fue el tercer jinete que más trofeos paseó con media docena en su esportón.

DOMINGO HERNÁNDEZ, DOMINIO GANADERO

En cuanto a la distribución de las reses lidiadas, la divisa de Gallon fue la única que estuvo presente en hasta siete festejos para un total de 18 reses lidiadas. Y es que, sin embargo, esa cifra queda lejos de los 26 astados que la vacada de Domingo Hernández enlotó en territorio francés. A las que hay que añadir, además, otros 8 animales más que lucieron el pial de Garcigrande, el otro hierro de la casa. Asimismo, los hierros de los hermanos Jalabert (21) y Pedraza de Yeltes y Fermín Bohórquez (20) también alcanzaron la veintena de ejemplares lidiados.

En este sentido, la vacada charra de Justo Hernández ocupó también el primer lugar en el ranking de orejas cortadas con 17 (más dos de Garcigrande) frente a las 15 de Juan Pedro Domecq y La Quinta, que le escoltan en el podio de trofeos.