A sólo un puñado de kilómetros del epicentro de Salamanca, en busca de un resquicio de tregua para la sofocante canícula del estío, Santa Marta de Tormes es un solsticio más la trinchera perfecta para aquel que un día dominó como nadie el trincherazo. Santiago Martín 'El Viti' responde allí, madrugador, la llamada de Mundotoro. La ocasión lo merece. No se cumplen 80 años todos los días. Parecen no pasar para esa voz henchida en humanidad de un torero, figurón de leyenda, pero, sobre todo, señor de los pies a la cabeza. La palabra por encima de todas las cosas. El valor de un apretón de manos. Sin intereses. Sin contratos. Sin contaminación alguna. Una delicia de conversación. Receloso de los focos, cada entrevista a El Viti acaba perpetuamente varada en una charla tan entrañable como irrepetible. Porque el toreo y la vida siempre se fundieron en Su Majestad.

Más

'Siento añoranza por no poder hacer lo que he disfrutado toda mi vida'

Felicidades, Majestad.

Gracias. Aunque no soy ya muy partidario de entrevistas y comentarios. Mi época ha pasado ya. Yo con mis paseos por Salamanca, por la Plaza Mayor, tranquilo, soy feliz. Siempre brota la añoranza de no poder hacer lo que uno ha disfrutado toda su vida... Pero, ahora es el momento de otros toreros, de las figuras actuales. Y cómo se colocan. ¿Ha visto los terrenos que pisan? Siempre tratan de arrimarse y exponer mucho a los toros.

Más

'El gran sueño que se me quedó por cumplir fue torear en la Ópera de París'

Habla de nostalgia, ¿le pueden quedar sueños por cumplir a alguien que sale 14 veces por la Puerta Grande de Madrid?

Claro. La vida está siempre por encima de los retos numéricos. Por ejemplo, no llegué a conocer las corridas de toros que se celebraban en París. Me hubiera sentido un privilegiado de haber vivido eso... De hecho, creo que el gran sueño que se me quedó por cumplir como torero fue torear en la Ópera de París.

Más

'Ponce y El Juli son los que más se aproximan hoy al concepto de figura de época que siempre ha existido'

¿Quién llama la atención de Su Majestad en el toreo actual?

Hay un buen número de 'coletas' interesantes. Toreros como Enrique Ponce o El Juli llaman mi atención desde hace décadas. Son los que más se aproximan al concepto de 'figura de época' que siempre ha existido y que, en mis tiempos, hemos conocido. Como Curro Romero. Como El Cordobés. Esos toreros que permanecen 20 o 30 años en lo más alto de la profesión y la engrandecen. Aparecen nombres nuevos, pero ellos siguen impasibles, aguantan contra viento y marea, porque el público sigue queriendo verlos. Ahí está la tremenda dificultad de lo que hacen... Seguir interesando año tras año es tan complicado... Sobre todo, ahora, en nuestros días.

Más

'Hoy en día, hay distracciones extrataurinas que hace 40 o 50 años no existían'

¿Tanto han cambiado los tiempos?

En la actualidad hay distracciones extrataurinas que hace 40 o 50 años no existían. Sólo se pensaba en vivir en torero. No había más motivación. Por eso, hay que valorar la aparición de toreros como Roca Rey o Ginés Marín. Es para felicitarlos por su dedicación y su ilusión, por cómo arrean cada tarde. Además, es necesario ver rostros nuevos que refresquen los carteles. Están en ello, porque se ve que quieren colocarse y mantenerse.

Más

'En general, hay más perfección en el toreo, pero echo en falta más pasión en el ruedo'

¿En qué más ha cambiado el toreo con respecto a su época?

En general, echo en falta algo más de pasión en el ruedo. Técnicamente se torea de otra forma y se hace cosas nuevas a los toros que, algunos compañeros míos que por desgracia ya no están, si lo vieran, se quedarían perplejos. Hay un canon de perfección que nosotros, reconozco, teníamos menos, pero ese patrón ha encorsetado el espectáculo y le ha restado emoción, esa pasión. Luego, también habría que detenerse en el modelo empresarial...

Más

'La Administración está consintiendo que las empresas amasen treinta plazas de toros como si nada'

¿Por qué?

Porque hay una masificación empresarial muy negativa en el sistema actual. Comprendo que se juegan el 'bigote' arriesgando su economía, pero dominar el comercio del toreo con el control de 30 plazas de toros no sucedía en mi época. Es un problema relativamente nuevo, de los últimos tiempos, y en el que es partícipe, por supuesto, la Administración. Es culpable también, porque lo está consintiendo.

Más

'Santander, Azpeitia, Salamanca, Francia... Algunos empresarios sí están sabiendo gestionar sus ferias'

Entonces, ¿cuál es la solución?

Hay plazas de toros y Ayuntamientos que están sabiendo gestionar sus ferias. Ahí están Santander, Azpeitia o aquí mismo Salamanca. Y, por supuesto, Francia. Un ejemplo que deberíamos tomar. Antes, don Pedro Balañá estaba en Barcelona, los Chopera, en Madrid... Pero todos los empresarios tenían su nicho de negocio. Cada uno a su escala y no se molestaban. Porque había respeto de unos a otros. Es más, los paseíllos se cerraban de palabra, no existían los contratos.

Más

'Me da pena que nos hayan ganado la partida con algo que nació en España y ahora tengamos un complejo acentuado con Francia'

¿Qué tiene el modelo francés que todos hablan tanto de él?

Que, en cuanto al valor que otorgan sus autoridades al espectáculo, es un ejemplo que deberíamos imitar. Tenemos, me incluyo, un complejo acentuado con Francia. Toreros, ganaderos, empresarios, profesionales... Todos están deseando ir allí. Por algo será. El que va, si está bien, sabe que vuelve, igual que, el que no va con la integridad por delante, no vuelve. Me da mucha pena que nos hayan ganado la partida con algo que nació aquí, con una seña de identidad de nuestro país, de nuestra Cultura, pero el rigor con el que cuidan el espectáculo les ha colocado en ese lugar. Si hasta tuvo que venir el mismísimo Napoleón a España para que empezáramos a cobrar la entrada a la plaza de toros...

Más

'Por encima de abrir o no una Puerta Grande siempre está triunfar'

Ventura le ha rebasado este año en el ranking de Puertas Grandes, pero, a pie, van a tardar en alcanzar sus 14 salidas en hombros en Madrid.

En realidad, los porteros han abierto la Puerta Grande más veces que Ventura y yo juntos (bromea). Salir en hombros era lo de menos, una moda que sacó Bombita en su día, que fue el primero en salir en volandas. Pero ni Belmonte, ni Gallo ni Joselito conocieron aquello de salir en hombros. Lo que es realmente importante, son los hechos que te llevan a que la gente quiera sacarte por la Puerta Grande, de hecho, más de una vez yo no quise salir así, porque consideraba que no había hecho el esfuerzo necesario para hacerme acreedor de ello. Hay que ser consecuentes con la profesión y figurar menos. Por encima de abrir o no una Puerta Grande siempre está triunfar.