'Esta victoria demuestra que tener firmeza y convicciones sigue valiendo la pena'


'Antes caerá el alcalde Petro que La Santamaría'. Con esta frase concluía hace cuatro inviernos Felipe Negret una entrevista a su paso por Madrid. Se acababa de consumar el veto a las corridas de toros en la ciudad colombiana. Pese a todo, el director de la Corporación Taurina de Bogotá era optimista. Se creció ante la adversidad. Y comenzó la pelea. La justa rebeldía. La huelga de hambre de los 'héroes' de La Santamaría. Las reuniones en los despachos. El esfuerzo a la sombra. El próximo 22 de enero llegará la merecida recompensa: la Feria de la Libertad. Una victoria que 'demuestra que tener firmeza y creer en unas convicciones sigue valiendo la pena'. Idénticos protagonistas. Mismo entrevistado, mismo periodista. Sólo ha cambiado una cosa, el triunfo de la libertad. Y eso, en estos tiempos de persecución neroniana y trinchera taurina, sabe a tanto...

Por Ismael Del Prado Perdiguero

La espera ha sido larga, casi eterna. ¿Se percibe ya la expectación en Bogotá?

'Hay mucho ambiente por parte de la afición. Se percibe el interés. En la ciudad se habla ya de toros, de los carteles, y más a corto plazo, sobre todo, de esa corrida de la reapertura que tanto ansíamos. El ritmo de abonos es bueno y la venta para ese primer festejo anda al 65 por ciento a más de diez días, así que estamos convencidos de que La Santamaría lucirá un llenazo en su reapertura. En estos catorce años que llevamos al frente, es el primero que sacamos la venta de todas las entradas de golpe, no semana a semana, y la acogida ha sido muy buena. '.

La afición, por tanto, ha recogido el guante.

'Es su momento. La gente que tuvo que dar el paso adelante, lo dio. Cuando los de arriba tuvieron que dar el paso lo dieron.
Cuando los toreros tuvieron que llegar hasta la huelga de hambre, también lo hicieron. Como el resto de profesionales que se echaron a la calle. Ahora, es el turno de la afición, les hemos recuperado su plaza, su Fiesta, y deben dar el paso. Tienen que responder a la ciudad y La Santamaría llenando los tendidos cada tarde. '
.

'Es el momento de la afición de Bogotá, tienen que responder a su ciudad y a La Santamaría.'
El cartel, además, tiene todos los alicientes...

'Por supuesto. Se ha cuidado mucho la elección. Con mimo en todos los detalles. Y estarán los que han querido estar. En este cartel, y en el resto de la feria. La efervescencia de Roca Rey interesa muchísimo en todo el país y, con su confirmación, tendrá el honor de lidiar el primer toro del regreso. Luis Bolívar se ha tomado muy en serio esta reapertura y ha triunfado en Cali, Manizales y Cartagena de Indias. Y de El Juli... ¿qué decir? Llega en esplendor, viene de corroborar su dimensión por enésima vez en Manizales. Otra catedral más.

El caso de Julián, de hecho, es especial.


'Se ha volcado desde el primer momento. Estuvo ya en nuestro debut en el 2000 y, desde entonces, su implicación ha sido máxima. Ha ejercido como figura tanto dentro como fuera del ruedo. Como debe ser dada su condición. Es un aliado ya no sólo de la Corporación Taurina de Bogotá sino de Colombia. Porque, ante todo, es un torero de Colombia'.

Un ejemplo que otros no siguieron.

'Nos quedamos muy extrañados con la decisión de otros toreros. Nos sorprendió bastante, después del esfuerzo que la mayoría sí hicieron viniendo aquí y reuniéndose incluso con las autoridades... Cuando llegó el momento, luego no han dado el paso al frente. Pero, yo les diría una cosa a todos: que no piensen que decepcionaron a la empresa o a la Corporación Taurina, decepcionaron a Bogotá y a toda la afición colombiana. Parece que no se han percatado de que el peligro no ha cesado.

'Nos extrañó la ausencia de algunos toreros, que no piensen que fallaron a esta Corporación, fallaron a Bogotá y a toda la afición colombiana.'
¿Temen un contrataque antitaurino?

'Ya han desplegado su arsenal. Ahora mismo hay tres proyectos de ley en marcha, dos en el Senado y otro más en la Cámara de Representación. Además, tienen un cuarto tentáculo que es la revisión de la sentencia de la Corte Constitucional para que se lleve a cabo una consulta popular. Los enemigos no descansan, siguen al acecho. '.

Y las elecciones a un año vista.

'En 2018, la Tauromaquia trascenderá su mundo, el escenario meramente taurino y se convertirá en un tema político. De hecho, ya lo es, porque hay una afición muy importante al toreo en este país, hay un buen puñado de plazas de toros importantes y un sector que mueve una cantidad de dinero importante. Lo importante, es que, con este precedente de Bogotá, el que quiera gobernar sabe que debo contemplar las corridas de toros. Como te dije en aquella entrevista hace unos años, Petro ha caído, el toreo no. Las personas pasan, pero las tradiciones permanecen. '.


'En 2018, el tema taurino tendrá dimensión electoral y el ejemplo de Petro está ahí: las personas pasan, pero las tradiciones permanecen.'
Volviendo a los carteles, los que sí estarán serán esos 'héroes' de La Santamaría...

'No podían faltar. Los carteles están ahí también por su generosidad. A su entrega total... hasta con su vida propia. Gracias a ellos han podido ver la luz. Era de ley su presencia y, por eso, estarán presentes tanto en la novillada de la feria como en las que hemos cerrado para agosto. Ellos fueron los grandes perjudicados junto con la población de esta ciudad.'.

'Era de ley incluir a los 'héroes' de Bogotá, los carteles están ahí gracias a su generosidad.'
Un deseo para el 22 de enero. ¿Ha soñado ya alguna noche con esa reapertura?

'Claro y en todos esos sueños disfrutaba muchísimo. Como haré ese día. Estoy seguro. Desde el mismo instante en el que los alguaciles entreguen esas llaves de toriles. Veo entrando por la Puerta Grande de La Santamaría a toda la afición, a los toreros, ganaderos, empresarios, profesionales... Su victoria demuestra que tener firmeza y creer en unas convicciones sigue valiendo la pena. La afición de Bogotá va a florecer de nuevo como lo hacen las alamedas en el paseo de cónsules'.