Cayetano

Temporada 2017

Responsabilidad con
premio en las grandes ferias

Decía el británico Winston Churchill que 'ni el éxito es definitivo, ni el fracaso, fatídico, porque lo que realmente cuenta es el valor para continuar hacia delante'. Si un torero se aferró a esta teoría ese fue Cayetano Rivera. Su 2017 prolongó la evolución natural de este segundo tramo de su carrera. Las selectas tardes que salpicaron 2015 dieron paso a una temporada completa, entera, en 2016. Por tanto, este curso tocaba dar un paso más y el diestro dinástico no volvió la cara. Al contrario, asumió el reto y lo convirtió en una seña de identidad: estar en todas las grandes ferias.

De este modo, llegó la vuelta a Madrid, donde no se acartelaba desde 2011. Si no quieres caldo, dos tazas. Dos tardes en carteles de peso y dejando un grato sabor de boca en la afición. Tampoco perdonó San Fermín. Su debut en Pamplona, que saldó con una salida en hombros. No fue la única, porque Cayetano también logró descerrajar la Puerta Grande de plazas como Jerez, León, Guadalajara, Ronda y Zaragoza.

Estas dos últimas cobraron un significado especial. En la ciudad del Tajo, por ser la tarde de despedida de su hermano Rivera Ordóñez, que saldó con una faena de dos orejas a un gran toro de Jandilla. En El Pilar, porque, cuando cuajaba una gran faena a un toro de Parladé al que desorejó, sufrió una grave cornada a la altura del triángulo de Scarpa. Su perenne raza, heredada, le hizo resistir hasta terminar con el astado. Fue el máximo exponente de ese gen dinástico que estuvo presente todo el año. Épica triunfal.

Pero la temporada de Cayetano dio para mucho más. Pisó la totalidad de cosos del circuito de ferias y puntuó en la mayoría de ellos. Así, amasó trofeos en Valencia, Sevilla, Córdoba, Albacete -en su tradicionalo Corrida de Asprona-, Granada, Alicante, Burgos, Pontevedra, San Sebastián, Gijón y Murcia. Un caleidoscopio de ferias con el denominador común del triunfo para ahormar una temporada con paseíllos en los que cinceló 47 orejas y un rabo. Además, destaca que, de esos casi medio centenar de trofeos, 26 fueron en cosos de primera (8) y segunda categoría (18). Nada de aliviarse. Cayetano ha recogido el guante.

Mi temporada

Próximamente