Curro Díaz

Temporada 2017

La esencia

Antonio Burgos escribió acerca de Curro Romero: 'La esencia'. Por eso este Curro, Díaz el de Linares, podría albergar el mismo calificativo. La esencia del toreo de siempre, de riñones encajados y mentón hundido. De muñecas y piernas frágiles. Lidiador de cualquier encaste.

La temporada 2017 concluyó con la nada desechable cifra de 36 paseíllos repartidos entre España y Francia, donde es admirado y tiene gran cartel. La oreja en Valencia, la Puerta Grande en Zaragoza y Gamarde o la interesante faena a un toro de Montalvo en Las Ventas fue el inicio de un año que apuntaba a grande.

La espada, que en otra época fue la mejor del escalafón, le ha robado a Curro Díaz algún que otro triunfo. Pero ahí está la oreja en Bilbao y Logroño o las dos de Almería, la apuesta por Azpeitia su segunda patria, la Puerta Grande en Guadalajara y el éxito rotundo en su Jaén natal con cinco orejas y dos veces en hombros en dos días consecutivos.

Quizá nos hemos centrado demasiado en la estadística en uno de esos toreros que no hay que medirlo por los números. Las sensaciones o la ilusión por ver como acompaña media docena de arrancadas son suficientes para renovar la ilusión por verle en los carteles. 2018 está ahí, con los mismos partidarios, con la mismas ganas por ver torear a Curro. Su esencia.

Mi temporada

Próximamente