Carlos Aranda

Temporada 2017

Con el aval de un
rodaje muy serio

Dos temporadas de rodaje y cerca de veinte paseíllos le han servido a Carlos Aranda para acumular la experiencia necesaria para emprender retos más exigentes, los que se sitúan en plazas de mayor categoría y repercusión.

El torero de Daimiel ha hecho frente en catorce actuaciones a ganado de todo tipo, desde Monteviejos y Urcolas a Galaches y Dolores, en plazas del valle del Tiétar, donde el trapío y el volumen no es cosa baladí, precisamente.

Entre sus éxitos más rutilantes, las cuatro orejas de un lote de 'cebadas' en Tobarra o las dos que arrancó de uno de Monteviejo en Higuera de las Dueñas. Cadalso, Lodosa o El Barco de Ávila también dieron fe de su progresión.

Por eso, 2018 deberá ser el año de su presentación con los montados en la plaza de Las Ventas, o la Maestranza de Sevilla, por citar los ejeplos más evidentes, donde el manchego tratará de ratificar sus condiciones de cara a su siguiente meta: convertirse en matador de alternativa.

Mi temporada

Carlos Aranda analiza su temporada.