Diego Carretero

Temporada 2017

Mirando a la alternativa

Ya había cosechado triunfos muy reseñables, entre ellos la Espiga de Oro de Calasparra en 2015 o la Naranja de Oro de Algemesí en 2016, pero su tarde de Fallas, a comienzo de esta temporada, le sirvió a Diego Carretero para presentarse en sociedad. La televisión y la ausencia de festejos en ese tramo del curso amplificaron la asentada manera de correr la mano y tirar con temple y expresión de las embestidas de los novillos de El Parralejo, y más que la oreja que cortó, su actuación le sirvió para subirse al carro de los novilleros punteros.

Ese estatus, tan difícil de conseguir en ese tramo de la campaña, lo mantuvo y potenció además tras pasear la primera oreja de la temporada en Las Ventas el día de la puesta de largo de Plaza 1 al frente del inmueble madrileño, y sirvió al torero de Hellín para echar por delante una temporada importante, con actuaciones muy convincentes en escenarios de la importancia de Villaseca, Dax, Albacete o Arnedo, donde siempre puntuó, además de Algemesí, que le vio salir en hombros un año más, o Villa del Prado, donde se entretuvo en cortar cuatro orejas de un cuajado lote de La Guadamilla.

Cerró su temporada en su natal Hellín con otro serio aviso a navegantes (otras cuatro orejas de un lote de La Palmosilla) antes de preparar a conciencia un invierno duro y responsable, que debe en justicia desembocar en una próxima alternativa, una empresa para la que ya ha dado sobradas muestras de capacidad y a la que de la mano de Luis Rubias, consejero, amigo y mentor, llega preparado y mentalizado para resolver delante del cuatreño y seguir dando que hablar.

Mi temporada

Próximamente.