Jesús Enrique Colombo

Temporada 2017

El novillero del año

El pasado mes de julio, después de una portentosa actuación en Madrid, este portal definió a Jesús Enrique Colombo como el novillero del año, una afirmación nada osada, dado el currículum que ya entonces ostentaba el torero venezolano, que había reclamado focos en San Isidro y había ratificado luego sus condiciones con otras dos actuaciones en el foro de igual o mayor brillantez.

Su apuesta de hacer hasta tres paseíllos en Las Ventas en poco más de un mes cuando otros nadan y guardan la ropa tras una afortunada actuación en Madrid, le sirvió para cerrar su presencia en todas las ferias grandes y en los abonos septembrinos donde su escalafón es protagonista. Pamplona, Santander, Gijón o Colmenar Viejo, donde cortó un rabo, vieron a un torero con unas facultades portentosas en todos los tercios, que maneja el capote con vistosa versatilidad, se exhibe con los palitroques (recuerda a Víctor Mendes por la pureza de la reunión) y se emplea con recursos, inteligencia, pulso y buen trazo muleta en mano.

Como además es un consumado especialista con el acero, con el que ataca en corto y por derecho para tirar patas arriba a sus enemigos, las orejas y los rabos los ha recogido a espuertas. Valgan como ejemplo las tardes de Cuéllar, Calasparra, Villaseca, Arganda o Villa del Prado, hasta culminar en Albacete, feria exigente donde también cortó tres orejas o la plaza de Las Ventas, donde de nuevo compareció en Otoño donde con el sector duro sacando la escuadra y el cartabón pidió a gritos el toro y evidenció que no está aquí para echar el rato.

Su despedida de novillero en Valencia resultó sangrienta y un percance a destiempo le impidió tomar la alternativa unos días después en Zaragoza. Dio igual, la campaña de Colombo, una de las más rotundas de los últimos tiempos en el escalafón de plata, tendrá premio y rúbrica dentro de unas semanas en Lima, en cuya plaza de Acho recibirá la borla de doctor. Otro nombre más (pero no uno más) a sumar al relevo natural que pronto debe asentarse entre sus iguales para aportar frescura y mitigar la monotonía en las combinaciones de las ferias.

Mi temporada

Próximamente.