Una reivindicación del toreo en Portugal

Por Miguel Fernández Molina

'¿Por qué en Lisboa? Porque quería hacer una reivindicación del toreo a pie. Mi intención es darle seriedad allí. La empresa me sugirió que me anunciase con un rejoneador, pero yo quería sin nadie a caballo. Quiero probar, es un riesgo; seguro que saldrá bien'. Morante atienda a Mundotoro desde La Puebla, a punto de partir para Lisboa. Allí afrontará un 'reto' que le llena de emociones. Las transmite en esta larga charla previa a su actuación en solitario este jueves. Lidiará cuatro toros a pie en un acto de apoyo al toreo portugués.

El torero sevillano habla sincera y reposadamente. Como es su toreo. El que quiere llevar a una Portugal ávida de faenas a pie. Ese, nos reconoce, ha sido el principal motivo de su sí a una encerrona que tuvo mucho de sorpresa en el sector: 'Elegí Lisboa porque quiero darle a su plaza y a su gente lo que otros toreros ya le dieron. Creo recordar que Joselito ya lidió allí cuatro toros en 1915. En mi caso también serán cuatro. Últimamente Lisboa está más centrada en rejones que en toreo a pie y hay tanta afición portuguesa y lisboeta quer viene a España a vernos torear a pie que quiero hacerlo por ellos. Además, Lisboa es una plaza preciosa. Es como un teatro y está muy cuidada. Es cubierta y eso te evita lluvia, frío, aire...'.
Ilusión y duda son dos palabras que deja salir en varias ocasiones durante la entrevista. Por supuesto, las razona a su manera. 'Uno siente la responsabilidad de saber que habrá mucha gente que ha venido de lejos para esta corrida. En mi cabeza están la ilusión y la duda: ilusión en que todo salga bien y duda de que el evento no tenga los cimientos necesarios. Pero hay que tener fe y alegría que deben mover estas actuaciones. Al menos a nivel de repercusión y de venta, según las previsiones que hay. Muchos toreros se escudan en rejoneadores, pero yo quiero hacer algo que despierte nuevas tendencias. Por ejemplo, no se recuerdan corridas goyescas en Lisboa. Y con ese marco, tan teatral, puede ser más bonito aún, porque la decoración le va perfectamente. y pueden surgir cosas nuevas, pero quiero dejarme llevar por el impulso del momento. Que pase algo'.
Sin embargo, su intención de revitalizar el toreo a pie en el país luso se da de bruces contra algo que le desagrada, 'esconder la muerte del toro', como lo denomina. No calla lo que le molesta, lo cual siempre es de agradecer: 'Que no haya muerte le quita algo de ritual, que no se consume la esencia de una corrida de toros. Pero es una situación compleja porque la no muerte en público del toro es algo que está muy arraigado y es difícil de cambiar. La Fiesta debe de vivir allí y aunque no tenga la seriedad total de una lidia completa, es mejor eso que nada. Hoy día no me parece oportuno intentar cambiarlo, pero sí quiero que sepan que estoy a favor de la muerte en plena lidia'.
'Es que, si te soy sincero -prosigue el torero sevillano-, considero esa muerte que se esconde un punto hipócrita. Porque el toro evidentemente muere, solo que no se ve en público. Es una muerte a espaldas, sí, llevas razón. ¿Sabes qué? En el fondo y salvando las distancias es como las imágenes de esos niños que mueren de hambre. Si no se ven parece que no molestan'.
Compensado con ese desencanto, Morante encontrará en Lisboa una emoción especial. La de estar acompañado por el cantaor Diego 'El Cigala': 'Siento emoción por saber que estará El Cigala, que siempre es un aliciente para cualquier artista al que le guste el flamenco. De hecho él me ha sugerido en ocasiones que hiciéramos algo juntos y yo era un tanto escéptico al respecto de mezclar cante y toros, porque pocas veces se da bien. Pero acepté esta vez. Esa 'campana de bronce' sonando va a ser una experiencia interesante'. No obstante, el de La Puebla no pierde la noción de protagonista del evento. El protagonismo ha de ser para el toreo: 'Mi intención es que Diego cante en las faenas de muleta, porque no quería mezclar en diferentes tercios. Lo dejamos para las faenas en las que vayan bien las cosas. Mejor así porque esto es una envoltura. Lo esencial es mi toreo, no el cante'.
Lisboa apareció de forma sorprendente en la agenda de un torero cada vez menos dado a las encerronas. Quizá dijera sí aparte de para dar su apoyo al toreo luso, porque como nos confiesa 'me siento bien'. Prosigue: 'Este es el momento, aquí estamos y que Dios nos coja confesados. Porque si te digo la verdad huyo de los 'mi mejor momento profesional', los odio. ¿Sabes por qué? Porque lo dice todo el mundo. Nunca nadie está en un mal momento, todo es perfecto. Además, cuando estás 'bien' parece que todo lo que haces es maravilloso y perfectamente puedes estar mal con un toro en pleno 'mejor momento'. O justo el caso contrario. Yo sé que estoy bien y eso es lo importante'.
'Campo Pequeno es algo especial en mi planteamiento. Son cuatro toros, sin picar, sin muerte, pero va a ser una exposición de mi tauromaquia'. ¿Significa esto un paso previo para volver a ver a Morante en solitario en una corrida 'convencional'? Lo descarta... al menos de momento. 'Cuatro toros son suficientes para mostrar lo que tienes. Esto no supone que me atraiga lidiar seis. Creo que a veces son muchos. Y no por matar más toros hay más toreo. En ocasiones no hacen falta ni seis, ni cuatro, ni dos, ni... Bueno, uno sí hace falta (risas). Pero torear seis es un reto artístico, físico y de repercusión. Es eso, un reto. La entrega física no puede ser completa en cada toro de esos seis. Vas esperando no vaya a ser que lo des todo demasiado pronto y te pese la tarde. Será por mi recuerdo, que los animales no me han embestido hasta tarde, pero no lo he pasado bien en mis experiencias con seis toros. De hecho a mí ahora mismo no me ilusiona nada matar otros seis'.
'Lo que quiero es hacer el toreo. Y en Lisboa, con cuatro toros, puede surgir', culmina Morante de la Puebla antes de partir camino de ese 'teatro' al que lleva tiempo mirando con ilusión.