El camino de Alfonso Cadaval está siendso más escarpado del que le hubiera tocado andar. Una oreja y una vuelta al ruedo en Sevilla el pasado 22 de junio deberían ser argumentos suficientes para entrar en muchas de las novilladas que le están dejando de lado. Durante el año, el panorama de la novillería es desolador hasta la llegada del maratón de septiembre. En un mes, 30 días, no debería circunscribirse la temporada de los jóvenes toreros que han de entrar en el escalafón mayor para luchar contra los colosos y así asegurar un próspero futuro. En el tiempo de la rapidez y lo fugaz, Cadaval es paciente. Una fórmula con la que el éxito ha de llegar.

Más

'La situación de la novillería es así para mí y para todos. Tal y como está montado el sistema, las temporadas pasan por triunfar en Madrid a principio de temporada sino está todo muy jodido. Es una pena porque así es mucho más difícil evolucionar y que un torero rompa de verdad. Todos tenemos una situación muy similar, excepto casos como Colombo o Younes que han conseguido triunfar con fuerza en plazas como Madrid. Los demás tenemos unos números muy igualados y para lo que ha sido esto antiguamente... es lamentable'.

'Tal y como está montado el sistema, las temporadas pasan por triunfar en Madrid a principio de temporada sino está todo muy jodido'.
Más

'Es así de dura la situación. Por ejemplo, para las ferias de novilladas de finales de agosto y septiembre, si no ha pasado nada en Madrid prácticamente te quedas fuera. Ahora se va a Madrid a pecho descubierto a jugartelo todo a un carta y que sea lo que Dios quiera'.

Más

'Para mí es un año muy importante. La oportunidad de torear dos tardes en Sevilla es la que todos querrían tener. Estaba muy mentalizado y con el compromiso de aprovecharlo. La del 22 de junio fue una tarde inolvidable pero la anterior con una novillada de El Juli también estuve muy serio'.

Más

'Lo que sucedió en la segunda tarde fue algo precioso. Tenía el reto de meter a la gente en el bote y, al menos, que comenzaran a creer en mí. Se me está haciendo demasiado grande convencer de que quiero ser torero cuando estoy igual de digno que los demás. Mi lucha constante es que la gente vea que estoy igual de verdad y con el mismo compromiso que mis compañeros. Está en mi profesión, yo la he elegido. Sevilla fue un reto personal: demostré mi actitud y mi concepto'.

'Se me está haciendo demasiado grande convencer de que quiero ser torero cuando estoy igual de digno que mis compañeros'.
Más

'Aunque todavía me quede mucho, busco la pureza, el clasicismo y, a partir de ahí, la actitud. Qué mejor ejemplo que Cayetano que muestra el toreo bueno y la raza en todas las plazas. La actitud debe ser la seña de identidad de un novillero e incluso hay que sacrificar muchas cosas para que la gente vea que quieres ser torero'.

'La actitud debe ser la seña de identidad de un novillero'.
Más

'Dentro de lo que hablamos y la escasa repercusión de la oreja, el verano no se me presenta mal. Quiero aprovechar las novilladas que tengo en los alrededores de Madrid para dejar buen ambiente de cara al año que viene. Quiero ir a Madrid y dar el paso. Es mi gran motivación. En Madrid hay que tirar la moneda porque es donde todo puede cambiar'.

Más

'El año pasado pasado viví tardes importantes y esta temporada era el turno de plazas como Sevilla o Valencia. No hay ninguna plaza como Madrid por lo que te exige pero también por lo que te da cuando triunfas. Creíamos que lo más acertado eran dos temporadas de rodaje para afrontar ese paso tan importante. Sí, hemos enfocado mi carrera a la antigua. En tiempos de prisas, lo que quiero es paciencia'.