Ábalos reivindicará el toreo en Baleares (y Amén) I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

C.R.V. > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Viviendo en el éter de la confianza en el buenismo, pasean arriba y abajo al hombre fuerte de Pedro Sánchez, el Ministro en funciones (dilatadas) Ábalos, hijo de torero. Ese vivir en el éter pretendiendo que el hombre fuerte de Sánchez apuntale al toreo en el Congreso de los Diputados, es tanto como no entender la realidad social política de España y confiar a quien no manda el mando de la solvencia futura del toreo. Baleares es un ejemplo.

Todas las Comunidades Autónomas que tratan de prohibir la tauromaquia son las mismas que todas las gobernadas por el PSOE en alianza con Podemos. Las dos “todas”, Comunidades de pactos socialistas y podemitas y Comunidades que pretenden acabar con el toreo, coinciden como las piezas de un perfecto rompecabezas. Baleares se lleva ‘la Palma’, de Mallorca. Perseguida hasta la inconstitucionalidad más vejatoria y ruin por la administración de la socialista Francina Armengol, la corrida “monstruo anunciada” por la empresa para el día 9 de agosto está en el aire. No dejan hacer publicidad. Exigen una ambulancia por cada mil espectadores. Multarán por la presencia de todo menor de 18 años en la corrida.

Y, hasta el último día, no creo que den el visto bueno administrativo para uso del inmueble. Puede que un ladrillo esté mal colocado la víspera. Si leen los artículos vigentes no declarados inconstitucionales de la Ley 9/2017 de Regulación de las corridas de toros y protección de los animales de Las Baleares, el más etéreo, simple o tonto lector, deducirá que dar toros en Palma es un ejercicio de paranoia-ficción directamente proporcional con la definición de imposible. Es una ley avalada por los socialistas y un principio del mismo partido que el del Ministro en eternas funciones del Gobierno en funciones eternas. El mismo. Qué hará Ábalos al respecto se sabe, a no ser que La Fundación del Toro de Lidia, tenga una información privilegiada al respecto y haya, hoy mismo, orden de libertad en Baleares por parte del PSOE de Madrid y Administración Central.

Una cuestión aún más falaz que la valentía de dar toros con la que cae en Baleares. No habrá orden ni nada semejante. No la habrá porque sólo quienes viven en el éter del educacional buenismo, pueden aspirar a que un partido que pacta con Podemos en las Comunidades para tener poder y concede cargos similares a los de Ministro, Consejeros de Consejerías, el mismo partido que no pacta ese pacto para el Gobierno de España, pero pacta con Bildu en Navarra concediendo al nacionalismo independentista vasco una autopista de reclamo de ese territorio (Navarra, sí, Pamplona con el riesgo para todos y toros ) mantenga coherencia nacional respecto al toreo. Hoy por hoy, cada Comunidad tiene manga ancha en toros. No lo digo yo, sino que lo dice un tribunal de barrio llamado Tribunal Constitucional.

Ese Tribunal, en la sentencia que declaraba inconstitucional la prohibición de los toros en Cataluña, no sentenció basándose en que la Generalitat hubiera “menoscabado” la competencia del Estado para la “preservación del patrimonio cultural común” del 149.1.28 CE, condición que las corridas de toros tienen atribuida por la Ley 18/2013 para la regulación de la Tauromaquia y la Ley 10/2015 para la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, normas posteriores a la prohibición que, se precisa en la sentencia, “no han sido recurridas ante este Tribunal”.

La sentencia matiza claramente que se declara inconstitucional porque prohibir sólo lo puede hacer el Estado y no una Comunidad, matizando : “aún cuando nada impida que la Comunidad Autónoma (la de Cataluña y cualquiera), en el ejercicio de su competencia sobre ordenación de espectáculos públicos, pueda regular el desarrollo de las representaciones taurinas o pueda establecer, en materia de protección de los animales, requisitos para el especial cuidado y atención del toro bravo.” Eso es lo que hacen en Baleares y en las Comunidades donde rige el pacto entre socialistas y podemitas.

Viviendo en el éter de la confianza en el bueno de Ábalos y del PSOE central, se deduce desde la Fundación que este buen hombre con ADN de picoleto y torero, es suficiente para que una obviedad política reiterada para que no haya duda de su reiteración, vaya a poner el toreo a salvo de las tormentas. Mejor harían en mover ficha y apoyar ya, al margen de la vivienda en el éter, con toda su fuerza a la “corrida monstruo” hasta el límite de la desobediencia civil por tierra mar y aire. Mejor harían en armar una corrida, clandestina si fuera menester, en Cataluña, viendo la respuesta mal encarada, totalitaria y obscena que la Fundación tuvo cuando pidió llevar adelante un derecho constitucional. Dar toros en Olot. Mejor aún: que Ábalos vaya a los toros en Baleares y le diga a su Francina en que consiste la libertad y el derecho constitucional. Vaya y hable.

Hay dos cuestiones que parecen no comprender los habitantes del éter. Uno, que cada Comunidad tiene potestad legal, no para prohibir, pero sí para no permitirlos con clavos, trampas, tachuelas y exigencias. Prohibir de facto sin prohibir por ley. La segunda cuestión es que este prohibir maquillando el no poder prohibir por imperativo constitucional, es un FRAUDE de LEY denunciable. Un fraude a la legalidad vigente y un fraude que debería estar, hace tiempo, en manos de los Tribunales. Mejor harían en plantear esta pelea por los derechos en los Tribunales de Justicia que blanqueando el éter contaminado de una forma de actuar en donde el toreo tiene todas de perder, allí donde haya el mencionado pacto.

Reitero que el toreo no entró en política, sino que fue la política la que movió ficha grave y agraviante al escenificar el independentismo catalán a través de la prohibición de los toros en Cataluña, a sabiendas que se estaban meando encima del texto constitucional. Y recuerden quien mandaba entonces allá, en las futuras posibles futuras fronteras. No es la política quien agredió al toreo, sino ciertos partidos con el PSOE mirando a las batuecas. Entonces y ahora en muchas zonas de España. Baleares, por ejemplo. Si alguien no está de acuerdo con esta afirmación, es que no está de acuerdo con la verdad ni con los hechos. Pero la verdad y la realidad son tozudas.

Pierden tiempo los habitantes del éter tachándome de radical y de radicalizar a Mundotoro. Ni quien firma ni Mundotoro se radicalizan . La defensa de un derecho legítimo hasta el límite no es radicalismo sino un deber irrenunciable. No pertenecemos a otra sigla que no sea la del toreo y sus gentes, aficionados y públicos, todos. Todos incluye a todos en cualquier parte de un país donde la prohibición de los toros va por barrios y nosotros queremos que cada barrio, cada pueblo, tenga ese derecho. Y, de vuelta, sentimos el afecto y apoyo de la gran mayoría de catalanes, vascos, mallorquines, asturianos, gallegos,… que nos agradecen a diario este no callar, a pesar de no ser parte de los ciudadanos del éter.

No metemos al toreo en política, no paseamos a político alguno, no blanqueamos nada ni a nadie. El toreo no atacó a nadie. Fue agredido desde partidos políticos, primero con los abusos en las condiciones económicas exigidas para explotar un una plaza, un Patrimonio Cultural de los españoles. Luego directamente tratando su desaparición legal.

Decimos que Baleares tiene una corrida monstruo que peligra y que todos se pongan las pilas hasta el límite que jamás hayan sobrepasado. Adiós al “bajo perfil” y al qué dirán. Que se abran los armarios, que se hable alto y claro. Que no deje solos a quienes pelean, que no se deje a Pontevedra, por ejemplo, como cuestión privada de los Lozano. ¿No nos da vergüenza que Galicia, en toros, sean solo los Lozano y los Lozano solos?. Que vaya Ábalos y todos los ministros afines al toreo a Baleares. Y a Pontevedra. Que vaya cómo fue a los toros allí donde le interesó: Madrid, Burgos, Granada. Que vayan y reivindiquen el toreo en Baleares y en Galicia. Que vayan y escribiré alto y claro que me equivoqué, que el Ministro paseante en éter es un cruzado del toreo que peleará por nuestro derechos y por su ADN. Y que la caspa soy yo. Y Amén.


Quizá también pueda interesarte

Los toros regresan a Baleares por todo lo alto

Golpe del Constitucional al Govern de Baleares: autoriza de nuevo las corridas de toros con muerte

El Parlamento de Baleares aprueba ‘su Ley’ de corridas sin sangre ni muerte