Sexta de la Feria de San Isidro I TOROS TVlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Andy Cartagena y Sergio Galán cortaron una oreja cada uno en el primer festejo de rejones de la Feria de San Isidro, un espectáculo donde ambos toreros destacaron, cada uno por su palo. Cartagena dio espectáculo y se llevó a la gente de calle con su desparpajo y alegría, que a nadie deja indiferente, mientras Galán cuajó al quinto una obra grande, compacta, sólida y maciza, merecedora de una Puerta Grande que no se abrió porque el presidente así lo quiso. Con una desigual corrida de Bohórquez, que mejoró en su segunda parte, desentonó la participación de Andrés Romero, que no dio el nivel que se precisa en una feria de la entidad San Isidro.

Enceló Andy Cartagena al primer ‘bohórquez’ a lomos de Cuco para después disfrutar del ritmo sostenido del toro con Picasso. Templó de costado, incluso cambiándose de pitón con la grupa en un tercio de banderillas vistoso y alegre, de gran conexión con el tendido, que culminó con Cafetero. El toro aún teniendo virtudes, pecó de ponerse por delante en los últimos compases de una obra que remató con Pintas, el otro appaloosa de la cuadra, de certero rejonazo. Quizá la tardanza del toro en doblar enfrió un tanto los ánimos del público, que se guardó los pañuelos.

Debutó en Las Ventas el caballo Morenito para saludar al cuarto, toro con el que Andy volvió a levantar el espectáculo ayudándose de su empatía con el tendido y con la colaboración del manejable astado, noble al que faltó una chispa de empuje. Apolo primero y Cupido después -que con sus balanceos recordó a su progenitor, el recordado Pericalvo– hicieron batir fuerte las palmas durante y después de los embroques. La eclosión final tuvo lugar con el albino Luminoso y sus célebres elevadas antes de clavar al violín. Pinchó antes de un rejonazo fulminante y se hizo con el primer trofeo de la función.

El segundo hizo caso omiso a Sergio Galán, que se había ido con Amuleto a la Puerta de Chiqueros para saludarlo. Manseó de salida el astado murubeño, mostró su predilección por la tapia, donde se fue a buscarlo el torero conquense para darle celo. Utilizó la suerte del sesgo para lucirse con Embroque en tres banderillas muy lucidas, batiendo con elegancia a favor de querencia, al tiempo que desengañaba al de Bohórquez. Las piruetas en la cara de Titán sirvieron de complemento a una obra que culminó con un par a dos manos montando a Apolo. Obra sobria, con fondo, que mereció más premio que una cálida ovación.

También Galán presentó en Madrid al caballo Alcotán un perla que usó de salida para recibir al quinto, el mejor astado del envío. Tuvo celo y ritmo el de Bohórquez y el torero de Tarancón lo aprovechó con el concurso, de nuevo, de Embroque, que volvió a estar soberbio tanto en el galope de costado, de gran ajuste, como en las batidas, que describió con pureza y angostura en las reuniones. Ojeda prolongó una obra muy importante, dando el pecho al astado y toreando casi de frente, en auténticos ‘muletazos’, incluso por los adentros. Apolo y Óleo pusieron el broche con otro par a dos manos de gran ejecución y una rosa en la yema respectivamente. El rejonazo, de rápido efecto, desató una abrumadora petición que el presidente sostuvo hasta última hora para dejar al torero sin la Puerta Grande que la obra, por su rotundidad sin duda merecía.

El tercero tuvo movilidad y transmisión. Andrés Romero llevó a cabo una actuación desigual, con muchos altibajos y varios desajustes en las batidas y la elección de terrenos. Trató de encelar al toro con Caimán de modo infructuoso, igual que con Guajiro, con el que no consiguió llegar al tendido. Tampoco la rúbrica con el rejón de muerte, censurada desde el tendido, fue la más adecuada. Completó Andrés Romero en el sexto su desdibujada tarde. Se fue a portagayola primero pero no acertó a clavar ni en la primera ni en la segunda tentativa. Luego de dos rejones de castigo, consiguió con Fuente Rey los mejores momentos de una labor ligera y efectista.

Hierro de Fermín Bohórquez - España Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Sexta de la Feria de San Isidro. Alrededor de media plaza (15.568 según la empresa). Toros de Fermín Bohórquez, de distinto comportamiento. Mejores los tres últimos, sobre todo el quinto, que fue el más completo. Logotipo mundotoro crónicas
Andy Cartagena, ovación y oreja
Sergio Galán, ovación y oreja
Andrés Romero, silencio y ovación

linea-punteada-firma1