icono-sumario Grande Castella, ninguneado por el Palco, y buenas formas de Castrillón

Vídeo de la penúltima de la Feria de la Libertad I MANUEL SEBASTIAN ALZATElinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Bogotá (Colombia)linea-pie-fotos-noticias

Andrés Roca Rey volvió a repetir el guión: impresionante faena, exhibición y triunfo en su regreso a La Santamaría de Bogotá. Si en la reinauguración se hizo con el éxito final, aquí se lo llevó con una labor sobresaliente al tercero bis de una interesante y variada corrida de Juan Bernardo Caicedo. Con ella confirmó y gustó Luis Miguel Castrillón, oreja, y encantó Sebastián Castella, que se la jugó de veras ante el encastado cuarto. Pena que solo se quedase sin verlo el Palco, que le quitó, al menos, una oreja. Dio dos vueltas en otro día de gran aforo.

El tercero se partió un pitón y en su lugar salió el reseñado como sexto. Llegó mucho al tendido un arriesgado quite por saltilleras y gaoneras de Roca Rey. Igualmente impactante fue el inicio por alto. De ahí siguió toreando con ligazón en redondo, evitando los derrotes del animal. Muy por encima del toro, Roca Rey fue todo decisión, variedad y mando ante el manso, al que exprimió. La gente se volcó con él y como la estocada fue contundente, el triunfo llegó rápido: dos orejas.


Roca Rey, con las dos orejas del tercero I PRENSA ROCA REYlinea-punteada-firma1

El sexto pareció evidenciar problemas de visión nada más pisar la arena bogotana, aunque también nobleza. Un buen tercio de banderillas precedió la última faena, cuarta en la temporada bogotana para Roca Rey. Siempre en la corta distancia, su labor arrolló por el miedo que trasladó al tendido. Aunque al animal le faltaba calidad, aprovechó la movilidad en una labor compacta, bien planteada. El primer espadazo no sirvió y ahí se fue toda opción de un último trofeo.

Luis Miguel Castrillón confirmó su alternativa con ‘Sacristán’, un animal que desde el principio marcó poca fuerza. El joven colombiano lo cuidó y gustó en un buen quite por gaoneras. Tras la ceremonia, de manos de Castella, Castrillón comenzó de rodillas. Luego tiró de temple y limpieza para conducir al noble ‘abreplaza’, con calidad pero limitado por su escasez de ‘motor’ y transmisión, por lo que le faltó un punto para romper. Castrillón apostó por el pitón derecho, sin violentarlo nunca. Temple y suavidad del torero nacional, que gestionó con inteligencia la faena. Tras buena estocada cortó una oreja.

Playero, el quinto también marcaba seriedad por delante y lo puso difícil en los momentos iniciales. Castrillón, con media Puerta Grande abierta, brindó al público. El toro rompió a noble, aunque con la cara a media altura. Lo supo leer el colombiano, que corrió la mano con temple en una labor correcta. Hubo momentos de más emoción cuando apretó más, al son popular de ‘Mi jaca’. Hubo buena técnica para aprovechar lo que le quedaba al toro, pero quizás también exceso de tiempo faenando.

A su aire salió el segundo, otro no sobrado de fuerzas, aunque apretó en el peto. Se alargó la lidia antes de que Castella comenzase sin exigir al animal. El francés se apoyó en el toque y cite fuertes, a veces con la voz o con la zapatilla en la arena, para fijar al animal. Desafortunadamente el de Caicedo se lesionó en plena faena y ya no pudo más que defenderse, acabando todo ahí. Ovación para Castella.

Serio por delante y fino de hechuras, la salida del cuarto fue espectacular. Bien picado en una vara meritoria. Castella fue cogido de fea manera, por el cuello, en un arreón del toro en el quite. Rápido, se levantó y toreó por chicuelinas más un torero desplante. Mantuvo la bravura el de Caicedo en la muleta y se movió con complicaciones. Lo pudo Castella por bajo para luego llevarlo con arrojo en una ‘pelea’ de tú a tú, mientras el animal miraba más de una vez al cuerpo del francés. Mejor por el pitón derecho, por él construyó el grueso de su valerosa faena. No todo fue valor; en cuanto pudo, el espada de Béziers corrió la mano con largura y poder, incluso algún natural pese al peligro que había en cada instante. Buena estocada. De todo esto el Palco no se enteró y le quitó una muy pedida oreja. Calurosísimas dos vueltas al ruedo.

Hierro de Juan Bernardo Caicedo - Colombia Plaza de toros de La Santamaría de Bogotá (Colombia). Penúltima de la Feria de La Libertad. Tres cuartos. Toros de Juan Bernardo Caicedo, 6º como sobrero tras correrse turno en el 3º. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Sebastián Castella, ovación y dos vueltas al ruedo tras fuerte petición de oreja y bronca al palco.
Luis Miguel Castrillón, que confirmaba su alternativa, oreja y palmas.
Roca Rey, dos orejas y palmas tras aviso.