Vídeo del triunfo de El Juli I JOSÉ MIGUEL ARRUEGOlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Gijón (Asturias)linea-pie-fotos-noticias

Todos los años las figuras se suelen batir el cobre en esta feria. Con el toro en hechuras de embestir y un público juicioso, que mide y calibra antes de entregarse, El Bibio es el escenario perfecto para una contienda. Se retaron Morante y El Juli, incluso hasta salirse de su, en teoría palo principal. Porque a Morante se le vio entregado y enfibrado con un cuarto por el que apostó antes que nadie, mientras El Juli toreó al segundo con una estética y unas formas que hubiera firmado cualquier torero de los denominados artistas. Incluso Aguado, cogido al entrar a matar al tercero, hizo un esfuerzo de verdad en el sexto. Solo la espada le impidió salir en triunfo con sus compañeros.

No se dejó torear con el capote el primero de la suelta, pero Morante se dobló con él en el inicio, de una forma que ya no se ve, y fijó al toro al tiempo que concentró la atención del tendido. Con esa técnica privilegiada, que tapa con esa insuperable expresión estiró en cada muletazo la embestida del animal hasta acabar toreando al ralentí por el pitón zurdo en dos series de naturales extraordinarias. Hasta el modo de cuadrar al animal fue diferente. Pinchó en una ocasión antes de la estocada definitiva y por eso sólo saludó.

El segundo salió abanto y careció de celo en el capote de El Juli, quien sin embargo consiguió sujetarlo en un inicio sabroso, suave, de gran sutileza, para luego muletearlo con la misma cadencia y compás, dándole tiempo, pudiéndolo pero sin atosigarlo ni violentarlo con toques a destiempo. Un ejercicio de mimo, estética y precisión que dejó sin premio un pinchazo y una estocada desprendida.

Se movió con temperamento el tercero, que embistió mejor cuando viajó sometido en las telas que cuando iba a su aire, porque tendió a derrotar y violentarse. Aguado, que se presentaba en Gijón, principió faena con mucha enjundia antes de dejar con la zurda los mejores momentos de su actuación, dos series de naturales que fueron jaleadas por el público asturiano. Se perfiló a distancia para entrar a matar, el toro echó la cara arriba y golpeó al torero en el vientre para desequilibrarlo y pasarle por encima una vez en el suelo. Pasó a la enfermería después de acabar con él y recoger una cálida ovación.

El cuarto, más fuerte, se vino cruzado de salida y no terminó de soltarse de los vuelos pero Morante apostó por el animal en el último tercio y, tomándolo muy en corto, logró que rompiera para delante. Tuvo la faena esa expresión inigualable que le pone el genio de La Puebla a todo cuanto hace, y los acordes del Concierto de Aranjuez crearon una atmósfera mágica, propia de los grandes acontecimientos en esta plaza. Se fue detrás de la espada con fe, rodó el toro sin puntilla, y las dos orejas fueron pedidas de modo unánime.

Tampoco el quinto se soltó de los vuelos en el capote y luego en la muleta acometió de modo bruto, protestando al final de cada muletazo y sin terminar de entregarse nunca. Tuvo mérito y fondo la labor de El Juli por el modo de imponerse al animal, de limpiarle los muletazos y de empujar para delante su reticente acometida. Además lo remató de una rotunda estocada. Otras dos orejas.

Tras pasar por la enfermería, donde fue atendido de distintas contusiones en el rostro, Aguado lidió al sexto, un colorado que exigió al torero sevillano desde el saludo capotero. A pesar de estar maltrecho hizo un esfuerzo considerable por imponerse a un animal que no le regaló nada y, muy arropado por un público que no cesó de alentarle dio consistencia a una obra de mucho mérito en la que sobresalieron dos series con la mano zurda, enfibradas y con carácter. La espada le dejó sin premio pero la ovación fue de las grandes.

VÍDEO DE LA FAENA DE MORANTE DE LA PUEBLA

VÍDEO DEL PERCANCE A PABLO AGUADO

VÍDEO DE LA FAENA DE PABLO AGUADO AL SEXTO

SECUENCIA FOTOGRÁFICA DEL PERCANCE DE AGUADO

Hierro de José Vázquez - España Plaza de toros de El Bibio (Gijón). Quinta de la Feria de Begoña. Tres cuartos de entrada. Toros de José Vázquez, de varias hechuras, más fuertes los tres últimos, y de juego variado. Corrida manejable a la que hicieron mejor sus lidiadores.
logo-mundotoro-fichas-crónicas
Morante de la Puebla, ovación y dos orejas.
Julián López ‘El Juli’,
ovación tras aviso y dos orejas.
Pablo Aguado,
ovación tras aviso  y ovación tras aviso.

Quizás también puede interesarle:

Lección de Ventura; sorprende Joao Telles

Clase magistral de Ventura

Ferrera y Álvaro Lorenzo, doble Puerta Grande