Faena de Juan Bautista al astado de Vegahermosa indultado, este sábado, en Arles I MICA CRESSENTY linea-punteada-firma1

MICA CRESSENTY > Arleslinea-pie-fotos-noticias

Se va Juan Bautista, pero su toreo se queda. Se queda en la memoria de los aficionados y también dentro del propio torero, porque aún le queda mecha para dictar unas cuantas lecciones más. Así quedó reflejado en la goyesca de esta temporada, un espectáculo histórico (uno de los festejos más exitosos del año) en el que se dos toros fueron premiados con la vuelta al ruedo, a otro se le perdonó la vida, y en el que Ponce se sumó a la fiesta con dos actuaciones portentosas. Pero hoy el protagonista estaba más cerca de casa, y al calor de sus paisanos, esos que le alentaron y le exigieron a partes iguales, Juan Bautista se retiró de las arenas. A lo grande, como su toreo y su trayectoria. Enhorabuena torero!

El anfiteatro de Arles se llenó hasta las últimas piedras para presenciar ese doble evento: el regreso de Ponce a Francia y el adiós del anfitrión Juan Bautista. Muy emotivo fue el brindis del valenciano al arlesano pero más emotivo todavía resultó la faena que firmó el maestro de Chiva. Cuajó de principe a fin a un excelente animal de Nuñez del Cuvillo cuyas embestidas fueron dulzuras exquisitas. Con la plaza entregada, Ponce firmó tandas importantes fueron sobre todo por la diestra. Triunfo inapelable para abrir la tarde a lo grande.

El Garcigrande que hizo segundo sacó muchas complicaciones. Juan Bautista, que lleva un año sin torear, supo resolver la ecuación. Con una técnica precisa y segura consiguió convencer a su oponente y como no al público. Una vez el animal sometido, pudo extraerle las tandas finales con el cuerpo relajado que fueron el punto culminante de la obra.

En tercer lugar salió un astado de Adolfo Martín que se vació en los tres encuentros con el caballo. Enrique Ponce intentó buscarle las soluciones pero en vano.

La Quinta es una de las ganaderías predilectas de Juan Bautista y la alquimia volvió a producirse en el anfiteatro. Bautista lució al Santa Coloma lidiado de cuarto especialmente en el tercio varas. Espectacular fue la arrancada del animal desde el centro del ruedo hasta la puerta de arrastre donde colocó al picador. Juan Bautista fue paciente en el primer tramo de la faena para enseñarle a coger los engaños. Y como la mayor virtud del animal fue ir a más, el torero pudo disfrutar de sus embestidas en la segunda parte de la faena. Allí, con el animal rendido a su muleta interpretó el toreo al natural con temple y torería. El público gozó del momento y pidió con fuerza las dos orejas y la vuelta al ruedo para animal.

Resumen de la tarde de Enrique Ponce, en la Goyesca de Arles | MICA CRESSENTY

No fallo el refrán taurino ‘no hay quinto malo’. Pues el Juan Pedro que hizo quinto fue de nota alta, se comió a los engaños con una clase descomunal. Con esa materia prima, Ponce bordó el toreo una vez más y ya van casi tres décadas. Acarició con su suave muleta las embestidas del animal. Las poncinas finales remataron su obra. Dos orejas y rabo y vuelta al ruedo al de Juan Pedro.

El sexto de Vegahermosa tampoco defraudó y Juan Bautista lo lució en todos los tercios. Otra vez volvió a colocar el caballo en la puerta de arrastre y el animal se arrancó con alegría tres veces. Brindó su labor al cielo, en homenaje a su padre quien en sus días había ya recibido el brindis del toro del doctorado. A las boyantes embestidas del de Vegahermosa, Bautista ofreció una suave y firme muleta. Subió la intensidad tandas tras tandas ya que cada muletazos fue una delicia. El público en delirio reclamo con insistencia el perdón de la vida del animal. La presidencia no tuvo más remedio que sacar el pañuelo naranja con la plaza en pie. Se va un torero que ha escrito unas de las páginas más importantes del toreo galo en total plenitud.

FOTOGRAFÍAS DEL ADIÓS SOÑADO DE JUAN BAUTISTA

logo-mundotoro-fichas-crónicas Coliseo de Arles. Primera de la Feria del Arroz. Tradicional Corrida Goyesca. Lleno de no hay billetes. Toros por este orden de Núñez del Cuvillo, Garcigrande, Adolfo Martín, La Quinta (vuelta al ruedo), Juan Pedro Domecq (vuelta) y Vegahermosa (indultado) logo-mundotoro-fichas-crónicas
Enrique Ponce, dos orejas, silencio y dos orejas y rabo
Juan Bautista, oreja, dos orejas y dos orejas y rabo simbólico
Después del paseíllo sonó el himno Nacional de España y la Marsellesa

linea-punteada-firma1