Vídeo resumen del festival de Sevilla I TOROMEDIAlinea-punteada-firma1

MARCOS SANCHIDRIÁN > Sevillalinea-pie-fotos-noticias

La primera gran noticia llegó con el codiciado cartel de No Hay Localidades. La fecha del 12 de octubre, de capa caída durante muchos años, ha encontrado el encaje perfecto con este rematado festival con el que se pone punto y final a la temporada sevillana. La Esperanza de Triana, de Belmonte a Órdoñez, y la Hermandad del Baratillo, tan de Morante, recibirán una gran ayuda para sus acciones de Caridad gracias al toreo -sus toreros y sus aficionados- con la intermediación de Joaquín Moeckel, taurino y activista, dos palabras que no siempre van de la
mano.

En lo taurino, el festival deja evidencias propias del fin de temporada. La primera es que Miguel Ángel Perera asoma a 2020 en la delantera del vagón. Otoño lo volvió a poner en el candelero y Sevilla, a pesar de entrar por la vía de la sustitución, lo ha recibido con los brazos abiertos. Toreo ligado y de poder que le ha alzado con las dos orejas. Rotundo. Como rotundo estuvo también Diego Ventura, que está a las puertas de una nueva etapa. Innova, inventa, sueña encima del caballo. Y ese capote de Pablo Aguado que mece a los toros y los duerme en su bamba. Qué forma de torear a la verónica hasta la misma boca de riego. Sevilla lo quiere como quiere a Morante, Cayetano y González Écija, que tuvieron peor suerte.

No hizo falta que la tarde se calentara porque Diego Ventura sublimó el toreo a caballo en el comienzo del Festival a beneficio de las asistencias sociales de las Hermandades del Baratillo y la Esperanza de Triana. De salida con Lambrusco lo fijó en los medios con dos rejones de castigo. Lo bárbaro comenzó con Nazarí y el toreo a dos pistas con precisión de cirujano. En la segunda banderilla soltó la mano de la rienda antes de clavar.

Toro y caballo en libertad, la expresión más pura. Con Lío se metió en los terrenos del novillo. O mejor dicho, dejó que el novillo entrara en los terrenos del caballo. Espectaculares quiebros. Cerró con Remate con tres banderillas al violín. El rejón de muerte quedó un pelín trasero y tardó en doblar. Eso fue a lo que se agarró el presidente para no conceder la segunda oreja que el público, entregado, pedía con fervor.

Morante brindó a Joaquín Moeckel, artífice del festival. Brocho y con buenas hechuras, el de Cuvillo adoleció del empuje necesario para romper. El sevillano se estiró a la verónica a pies juntos de salida pero después del puyazo, no tuvo continuidad en la embestida. Lo probó por los dos pitones, dejando una buena tanda de lentos naturales. Lo mató pronto y por arriba y saludó una ovación.

Miguel Ángel Perera entró en el cartel en sustitución de Manzanares. El eco de que sucedió en la Feria de Otoño llegó a la ciudad de Híspalis y se confirmó. Ya con el capote recibió al de Cuvillo a la verónica para después firmar un gran quite por ceñidas chicuelinas y profundas cordobinas. Brindó al público y se echó rodillas en tierra para comenzar la faena.

Como un eje, firme y vertical, Perera ligó las tandas con muletazos largos y remates obligando al toro a hacer lo que el extremeño quería. En una palabra: mando. Buen toro de Cuvillo, Dudosito-236, que fue hasta el final en cada viaje. Con las luquesinas el alboroto fue tremendo e incluso los pitones toparon con los muslos de un torero que no corrigió un ápice su postura. Mató de una estocada entera y paseó las dos orejas.

Alto, con la cara abierta y mas basto de hechuras, el cuarto tuvo siempre una embestida descompuesta. La entrega de Cayetano fue clave para forjar una meritoria faena que tuvo la clave de llevar tapado al astado para ligar los muletazos y llegar al tendido. Mató de estocada tendida y necesitó de un certero golpe de verduguillo. El presidente no atendió a la petición  de oreja y fue ovacionado.

Sevilla se puso en pie y obligó a salir a saludar a Pablo Aguado antes de la salida del quinto. Aún no olvidan, porque es realmente difícil, aquel éxtasis que supuso la Puerta del Príncipe de la pasada Feria de Abril. Y Aguado respondió durmiendo cada embestida del novillo con el capote de salida. Qué forma de torear tan despacio. Da igual a la velocidad que venga, cuando saca la mano de fuera del capotito para engancharlo, el toro reduce la velocidad hasta que parece que torea de salón.

Y fue ligando verónica a verónica, sin importar que el viento le levantase el sutil capote, hasta llegar a la boca de riego para plantar dos medias monumentales. Cierto que este quinto tuvo mejores hechuras, más bajo, pero no terminó de romper en la muleta. Aguado le dio todas las facilidades, en los suaves cites, con imperceptibles toques y con el temple natural que le caracteriza. Tuvieron arrebato los remates por abajo. Mató de estocada entera y cuando comenzó la petición a animarse, las mulillas ya se lo llevaban al desolladero. Aguado no había llegado ni a las tablas a dejar la muleta…

La ilusión llevaba el nombre de González Écija. La oportunidad de torear con cinco figuras del toreo está al alcance de muy pocos y el sevillano lo ha conseguido por ganar el certamen de novilladas de promoción que cada año se celebra en la Maestranza. Todo fue disposición y ganas desde el recibo por faroles de rodillas. Quiso demostrar que no era un convidado de piedra y cuando se acopló y mandó en la embestida llegaron los mejores momentos. Lástima que cuando el novillero estaba más centrado, el novillo se paró. Media en buen sitio fue suficiente y la petición de oreja de una afición que tiene detalles de bandera fue más que notable. El presidente, cabeza caliente y corazón frío, no la concedió pero la vuelta al ruedo supo al joven novillero a auténtica gloria.

logo-mundotoro-fichas-crónicas Plaza de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. No Hay Billetes. Toros de Guiomar Cortés Moura para rejones, Núñez del Cuvillo y López Gibaja (6º) para la lidia a pie, desiguales de presentación y juego. Incidencias: al concluir el paseíllo sonó el Himno de España. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Diego Ventura, oreja con fuerte petición de la segunda;
Morante de la Puebla
, ovación;
Miguel Ángel Perera
, que sustituía a Manzanares, dos orejas;
Cayetano
, ovación;
Pablo Aguado
, ovación tras petición;
Jaime González Écija
, vuelta al ruedo tras petición.

Quizá también pueda interesarte…

‘Esplendoroso’ abre el festival que baja el telón en Sevilla

Sevilla: La Empresa Pagés, la Hermandad del Baratillo y la Esperanza de Triana presentan el festival de lujo que cerrará la temporada