Vídeo resumen de la segunda nocturna en la plaza de toros de Las Ventas I PLAZA 1linea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Antonio Grande ratificó en la segunda novillada nocturna del certamen Cénate Las Ventas el excelente corte de torero que le distingue. Frente al peor lote de una desigual novillada de Fernando Peña el salmantino ofreció una imagen de torero recio, sereno y con las ideas claras. Sólo la espada desentonó de una actuación que le debería servir para entrar en la final del ciclo el próximo 1 de agosto. El Chorlo, que lidió el mejor lote, saludó dos ovaciones mientras el debutante Borja Ximelis resolvió con dignidad.

El segundo, el más feo por basto del envío, se metió por dentro en los lances de recibo de Antonio Grande y cogió por el bajo vientre, de modo horropilante, a Jarocho en el último par de banderillas. Viendo por donde viajó el pitón y el modo como giró el torero pareció un milagro que no resultase  herido. Estuvo muy serio y muy importante Antonio Grande, que pese a lo incierto del animal, que protestó y se defendió con mal estilo, se desenvolvió con gran serenidad, colocándose como si el novillo fuera bueno, incluso tratando -y consiguiendo en ocasiones- torearlo por derecho. Además se tiró a matarlo en rectitud, aunque la espada cayera desprendida. Dejó una excelente imagen.

Al quinto también le faltó, sobre todo, recorrido, pero Grande le puso muchas de las cosas que le faltaban en otra actuación de gran solidez, por cómo empujó al novillo para delante, siempre sin perder la referencia del concepto que tiene dentro. Todo lo que hizo tuvo sentido y tuvo un por qué. Hubo series importantes, sobre todo con la mano derecha, por donde el novillo tuvo un viaje algo más largo. Le hubieran pedido una oreja pero, con el astado ya muy exprimido y exhausto, lo echó todo a perder con el acero.

Tuvo buen aire y buenas hechuras el primero aunque en ocasiones le faltó repetición, sobre todo a raíz del cuarto muletazo de cada serie, justo cuando la misma empezaba a romper. Evidenció buen corte El Chorlo, como en sus anteriores comparecencias en este coso, dejó muletazos de trazo relajado, tirando con limpieza del animal, aunque la carencia de finales del animal le impidió redondear.

Al burraco cuarto se fue El Chorlo a saludarlo a la puerta de chiqueros. Novillo que salió suelto en varas pero luego embistió con raza y transmisión a la muleta del novillero extremeño, que sin llegar a amalgamar faena, dejó muletazos sueltos y alguna serie con la mano derecha de buena factura, principalmente cuando se decidió a apretar al novillo.

No terminó de romper el tercero que fue y vino pero con escasa entrega y transmisión. Participó en los tres tercios el debutante Borja Ximelis, que puso disposición, trató de componer y acompañar las embestidas en el último tercio dentro de una faena que no tuvo eco. El castaño sexto fue protestado por su falta de fuerza pero el presidente optó de modo equivocado por mantenerlo en el ruedo. Ximelis lo intentó ante la indiferencia del público, que aprovechó cualquier claudicación del animal para recriminar al usía su decisión.

Hierro de Fernando Peña - España Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Segunda Novillada nocturna del ciclo ‘Cénate Las Ventas’. Más de un cuarto de entrada. Novillos de Fernando Peña, de distintas hechuras, pelajes y comportamiento. Mejores, el primero y el enrazado cuarto. Complicado, el segundo. El resto no terminaron de romper. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Jesús Díez ‘El Chorlo’, ovación y ovación.
Antonio Grande, ovación y palmas tras aviso.
Borja Ximelis, silencio tras aviso y silencio.

Quizás también te pueda interesar esta noticia: 

Galería fotográfica de la segunda novillada nocturna en Madrid