Diego Ventura, en Santander I ISMAEL DEL PRADOlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Santanderlinea-pie-fotos-noticias

Dos en la mano, cuatro, en el paraíso de memoria. Diego Ventura formó un lío esta tarde en el festejo que izó el telón de la Feria de Santiago 2019. La figura hispano-lusa cortó las dos orejas después de una lidia total en la que cuajó de Alfa a Omega al excelente tercero de una muy desigual -en presencia y comportamiento- corrida de Los Espartales. Mención especial, cum laude, para su toreo a dos pistas tanto sobre ‘Sueño’ como sobre ‘Nazarí’. Cumbre. Salió en hombros junto a Andy Cartagena, oreja en ambos, que destacó por la trabajada doma de sus monturas. La pureza de Sergio Galán quedó sin premio y saludó sendas ovaciones.

Más avacado y suelto de carnes, fino de cabos, el tercero fue un gran toro de Los Espartales por fijeza, prontitud, ritmo y codicia en las monturas de Diego Ventura, que formó un lío en Santander. Clase magistral desde que lo paró en una baldosa con ‘Campina’. Al ralentí, lo templó, hasta detenerlo en un palmo de terreno. Luego, con ‘Sueño’ lo llevó cosido toreando a dos pistas. Ni un papelillo de fumar entre toro y caballo. Varias vueltas completas pegado al estribos antes de batidas haciendo el embroque por el lado izquierdo.

Después, ‘Nazarí’ siguió bordando el toreo de costado. Naturales milimétricos en los cambios de pista. Tres cortas muy reunidas al violín sobre ‘Remate’ mantuvieron la ligazón antes de un rejón en lo alto. Pese a echar pie a tierra para un golpe de cruceta, las dos orejas fueron incontestables.

En la puerta de toriles esperó con la garrocha Ventura al sexto sobre el palomino ‘Bombón’. Lo enceló dando dos vueltas al ruedo enteras antes de salir el toro desentendido. Hubo tres banderillas sensacionales al quiebro sobre ‘Lío’ citando muy en corto, dando todas las ventajas al ‘murube’, codicioso, pero que no andaba sobrado de motor e incluso se desplomó dos veces, quizás, por problemas de coordinación. Los pasajes de mayor pureza llegaron con ‘Bronce’ dejándose llegar mucho los pitones con el toro muy aplomado. Plasticidad e importancia a milímetros de la cara del toro. Terminó con el ya clásico par a dos manos sin cabezada sobre ‘Dólar’. Tres cortas al violín, angostas, por los adentros. Volvía a ser de dos, pero marró una y otra vez con el acero, romo y quedó en ovación.

Rompió plaza un toro bajo y lleno, con cuajo, de Los Espartales que se pegó tres vueltas completas al doble anillo barbeando. Andy Cartagena lo enceló con mucho ajuste sobre ‘Mediterráneo’, pura plasticidad. Pese a su fijeza, le faltó codicia al ‘Murube’ y el alicantino tuvo que poner mucho para llegar al tendido luciendo a sus monturas. Desde ‘Picasso’ con balancines y piruetas en ceñidas batidas hasta ‘Bandera’ citando sobre una mano. Con el animal muy parado, emplazado en los medios, dejó en una moneda un carrusel de cortas sobre ‘Pinta’. Rejón desprendido, de efecto certero. Oreja con petición de la segunda.

Bajo y bien hecho, el cuarto fue otro toro con celo, duración y buen son, a pesar de que siempre marcó las querencias. Volvió a pararlo con ‘Mediterráneo’ y luego volvió a tirar de espectacularidad y recursos con ‘Cupido’ y, especialmente, ‘Luminoso’ con el que protagonizó alzadas sobre los cuartos traseros de lado a lado de la plaza, que fueron muy jaleadas acompañando sendas banderillas al violín por los adentros. Las cortas con ‘Pinta’ prolongaron el interés en el hilo conductor de su faena y, pese al pinchazo y el rejón caído y trasero, paseó otro trofeo que se le pidió con fuerza.

Ensillado y musculado, Sergio Galán sólo le puso un rejón de castigo -como sucedió con toda la corrida- al quinto, que bordeó los tableros de salida hasta que el de Tarancón le dio celó con ‘Alcotán’. Tuvo movilidad y clase a pesar de que se lesionó en la mano izquierda. Galán puso toda la carne en el asador y le otorgó todas las ventajas en dos farpas a favor de la querencia y a montura parada sobre ‘Embroque’. Luego con ‘Apolo’ hubo pureza en los quiebros de punta a punta y un par a dos manos, muy reunido, citando en corto. Dos rosas, con el toro ya muy mermado, y un rejón algo trasero precedieron a una petición copiosa que el palco no atendió. Ovación.

Gacho y atacado de kilos, por encima de los 650 kilos, el voluminoso y basto segundo también barbeó lo suyo, pero se ‘calentó’ tratando de ponerse por delante del bayo ‘Amuleto’. Le duraron poco las inercias y, desfondado por su excesiva romana, obligó a Sergio Galán a pisar terrenos muy comprometidos con sus dos tordos estrella: ‘Embroque’ y, sobre todo, ‘Ojeda’, con el que pegó auténticos muletazos en los medios con el pecho del caballo ante los arreones de un astado sin ritmo. Carrusel de cortas sobre ‘Óleo’ con el toro a punto de echarse, lo que dificultó la suerte suprema. Dejó medio rejón muy bajo, que hizo esfumarse el posible trofeo.

VÍDEO DE LA ACTUACIÓN DE ANDY CARTAGENA EN SANTANDER

¡POR TI, ABUELO! 

Hierro de Los Espartales - España Coso de Cuatro Caminos, Santander (Cantabria). Primera de la Feria de Santiago. Lleno de ‘No hay billetes’. Toros de Los Espartales, muy desiguales de presentación. El 1º y el 2º -atacado de kilos- sin celo y parados; el 3º, excelente toro, con fijeza, prontitud, ritmo y codicia; el 4º, con movilidad y buen son, marcó querencias y le faltó mayor entrega; el 5º, con clase hasta que se lesionó la mano izquierda, más limitado desde entonces; y el 6º, desentendido de salida, pareció mostrar problemas de coordinación. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Andy Cartagena, oreja y oreja.
Sergio Galán,
ovación y ovación.
Diego Ventura,
dos orejas y ovación.

 


 Quizás también puede interesarte:

Seis ‘murubes’ de Los Espartales abren la Feria de Santiago

Santander, más ‘ferión’ que nunca

Antonio Ferrera entra en Santander