icono-sumario ‘Me he encuentro muy motivado y en eso tiene mucho que ver Paco Ojeda, porque tenemos nuestras conversaciones íntimas. A veces, los toreros somos muy solitarios y nos metemos en un hoyo del que nos cuesta mucho salir’, afirmó el diestro alicantino.

Manzanares, sobre la diestra I BMFlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Bilbaolinea-pie-fotos-noticias

‘Ha sido un toro muy importante para mí y la gente me ha vuelto a sentir. He intentado torear hacia el toro, observar sus comportamientos en los primeros compases y ver que cosas hacía, para, poco a poco, hacerle que mejore, porque si tenía fondo lo iba hacer. Si embiste mejor al final de la faena que en el comienzo es porque se le han hecho las cosas bien’, aseguró José María Manzanares tras estoquear al sexto, para posteriormente centrarse a analizar la faena en detalle.

‘El toro ha sido muy duro, al principio de la faena se quedaba en los tobillos. Ha sido un toro muy bravo, pero muy difícil para estar delante. El toro termina embistiendo en función de como se le hacen las cosas. Unos van rompiendo a mejor y otros a peor, pero si van a mejor es porque se le han hecho bien las cosas’, aseguró. ‘En las primeras series le he intentado tirar hacia adelante y sin apretarle mucho, para que no soltase la cara. Luego, poco a poco, he ido bajándole la mano y ya ha respondido mejor’, insistió.

Me he encuentro muy motivado y en eso tiene mucho que ver Paco Ojeda, porque tenemos nuestras conversaciones íntimas. A veces, los toreros somos muy solitarios y nos metemos en un hoyo del que nos cuesta mucho salir’, afirmó José María Manzanares.

‘El toro tenía nobleza y calidad, pero necesitaba saber cuidarlo para que cogiera confianza y luego saber torearlo, porque ha habido dos o tres pases de pecho que me he puesto más rápido y ha perdido las manos’, aseguró José María Manzanares tras pasear una oreja del tercero. ‘Siempre intento que las series como mínimo sean de más de cuatro o cinco muletazos, a veces no es posible, pero eso es lo bonito del toreo’, concluyó.


Quizás también puede interesarle:

Al buen toreo le deberían salir las cuentas

Luis David embiste, Torrestrella galopa

Lo que Belaustegui le gritó a Sabino