Vídeo resumen de la Corrida Picassiana en la plaza de toros de Málaga I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

José María Manzanares paseó la única oreja de la esperada Corrida Picassiana, cuya edición de este año, sin embargo, supo a poco sobre el ruedo, condicionada por el juego de los toros de Domingo Hernández y Garcigrande, así como del sobrero de La Palmosilla. El alicantino, con el lote de más opciones de la tarde, refrendó con una estocada de premios una notable faena fundamentada en el pitón derecho. El Juli y David de Miranda, por su parte, fueron ovacionados.

De agradables hechuras, el segundo fue un toro medido de fuerzas, pero que sacó un fondo de clase y duración. Manzanares, que llega en su mejor momento de la temporada, logró templar sus embestidas con empaque desde el primer muletazo en una faena a más. Especialmente, rotundas fueron las tandas en redondo, en las que bajó mucho la mano, exprimiendo al toro. Hubo un cambio de mano, cosido al de pecho, que elevó el tono de la faena. Estoconazo de premios y oreja.

Con cuajo y voluminoso, el quinto cumplió en los dos puyazos que cobró. Fue un astado obediente, noblón, pero que duró un suspiro. El alicantino le buscó las vueltas en una faena monopolizada prácticamente por el pitón derecho. Destacó la elegancia en remates y cambios de mano. Buscó poner todo lo que carecía el toro y lo consiguió, pero el acero no viajó certero esta vez: pinchazo, media y descabello. Por ello, sólo saludó una ovación.

Bajo y atacado de kilos, el primero fue un animal flojo y, sobre todo, soso en el último tercio, donde acusó su romana. No se empleó en el peto y, después, El Juli trató de ayudarlo a romper en la muleta, algo que logró en dos tandas de derechazos, bien compactas. Sin embargo, las limitaciones del astado impidieron dar continuidad a esas dos series. Estocada corta trasera. Ovación.

El madrileño cuidó con esmero al cuarto, agradable por delante y armónico de hechuras, único que lució el pial de Garcigrande. Costó mucho banderillearlo, porque el astado cortaba un mundo en el viaje. Esos defectos se acrecentaron en el último tercio, porque el toro nunca rompió en la muleta, muy reservón. El Juli lo intentó por ambos pitones antes de dejar una estocada casi entera atravesada. Silencio.

Devuelto el tercero, salió un sobrero de La Palmosilla, que blandeó en los primeros tercios y le faltó entrega en la muleta de David de Miranda e, incluso, se rajó en la segunda tanda, tras un inicio en los medios por estatuarios. De ahí, ya fue imposible sacarlo. Tres pinchazos y estocada. En el límite de fuerzas estuvo el sexto, un animal que mostró cierta endeblez en los primeros tercios y nunca descolgó en los engaños. A media altura, logró De Miranda templar las tandas en una labor llena quietud y exposición. Las bernadinas finales, milimétricas. Sin embargo, su acero estuvo romo. Ovación en ambos. 

Hierro de Domingo Hernández - España Plaza de toros de La Malagueta, Málaga. Corrida Picassiana. Sexta de la Feria de Agosto. Tres cuartos largos de entrada. Toros de Domingo HernándezGarcigrande (4º) y un sobrero de La Palmosilla (3º bis), desiguales de presentación y juego. Los mejores, el 2º, que sacó buen fondo en el último tercio y el noblón 5º. Hierro de Garcigrande - España
El Juli, ovación y silencio.
José María Manzanares, oreja y ovación.
David de Miranda, ovación en ambos.

Quizá también puedan interesarte estas noticias:

Galería fotográfica de la corrida celebrada esta tarde en Málaga