icono-sumario El coqueto coso pacense iza el telón de la temporada con la flor y nata de los tres escalafones en un ‘aperitivo’ de lujo para lo que espera en 2019

Olivenza volverá a reunir al Olimpo del toreo I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO> Madridlinea-pie-fotos-noticias

Olivenza volverá a ser por el Olimpo del toreo. Por un fin de semana. Fiel a su cita de cada marzo. La constelación de figuras prácticamente al completo desfilarán por el coqueto coso pacense de la mano de Fusión Internacional por la Tauromaquia. La empresa que dirige José Cutiño ha cerrado un año más un ferión con el que ‘desperezarse’ del letargo del invierno. Del Alfa al Omega. De la terna de jóvenes emergentes que esta tarde abre el fuego al ‘cartelazo’ del domingo con Morante de la Puebla midiéndose a los dos toreros más avezados de la nueva generación: Roca Rey y Ginés Marín. Entre medias, una pléyade de incalculables kilates con El Juli, Enrique Ponce, Diego Ventura, Emilio de Justo, Sebastián Castella y Antonio Ferrera.

El abono arranca esta tarde con una terna que promete rivalidad y ‘hambre’ de seguir creciendo. Son tres JASP, que diría el anuncio, aquel de los ‘Jóvenes aunque sobradamente preparados’. No en vano, José Garrido, con apenas tres años de alternativa, romperá plaza. Junto a él, Luis David, recién desembarcado de una notable temporada americana, y Toñete, en la temporada que debe confirmar las buenas impresiones de ese 2018 en el que dio el salto con la esperada alternativa. Los toros, de El Tajo y La Reina, propiedad de Joselito, prometen casta asomando de chiqueros.

Luego, sábado y domingo, llegarán las clásicas dobles sesiones oliventinas. Así, para la mañana, Olivenza volverá a cuidar el ‘vivero’ de novilleros. Juanito, que ya sabe bien lo que es triunfar en este escenario, defenderá su trono aquí en el escalafón inferior frente a dos espadas que no le darán tregua ni para un parpadeo. El mexicano Diego San Román regresa después de su gravísima cornada en Nimes con ese bullicioso ‘runrún’ de los que ya le han visto. Por su parte, Carlos Domínguez quiere impactar en su debut con picadores, oportunidad que la empresa, con buen criterio, siempre suele ofrecer a algún sin caballos destacado. Los utreros, de distintas ganaderías, en concurso.

Por la tarde, tres colosos. Diego Ventura, Enrique Ponce y El Juli. Poco más que añadir. Los dos primeros acaban de aterrizar tras hacer las Américas a golpe de triunfo cada paseíllo. Por su parte, El Juli estrenará el nuevo curso después de una temporada del XX Aniversario de alternativa impresionante con triunfos sonados como aquel indulto en Sevilla a ‘Orgullito’ de un Garcigrande que también pondrá en este caso la materia prima en Olivenza. Los de rejones, de Guiomar Cortés de Moura. 

Ya el domingo, en la matinal, un encierro de Zalduendo con el que se producirá el regreso de Antonio Ferrera y, sobre todo, Sebastián Castella, ausente al coso pacense desde hace varios marzos. Junto a ellos, un sustituto para Emilio de Justo, aún convaleciente por la fractura de escafoides sufrida en Vistalegre. Por la tarde, las reses lucirán la divisa de Daniel Ruiz. Con los astados manchegos, Morante de la Puebla medirá la contundencia de los dos toreros jóvenes con más galones. De un lado, un Roca Rey que ya ocupa el cetro de poder y, de otro, un Ginés Marín, que siempre muestra su mejor versión en la feria que le catapultó a este Olimpo. Porque Olivenza, en marzo, sigue siendo el Olimpo del toreo.