‘El secuestro del mundo’

GRANADA Tres orejas. Tarde épica y dramática

Vídeo del triunfo de José Tomás en Granada I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Granadalinea-pie-fotos-noticias

Siguiendo los cursos de los ríos con olor a desierto y a oasis, desembocamos en un mar de gentes que comenzaban a llenar la plaza. Gota a gota, río a río. A la sombra del alma árabe que es la Alhambra, un océano de hombres y mujeres frotaron sus cuerpos venidos de mil lugares hasta sentarse en el epicentro de un mundo que ha secuestrado al Mundo. Este mundo donde se corona rey al rey, donde se corona  hombre al hombre. Este mundo indomable que es el toreo, planeta cimarrón que galopa a través de los tiempos, declarado en rebeldía, este caballo que no admite bocado ni espuela, salió a luz de nuevo en Granada de la mano y en el cuerpo de José Tomás, que alimentó su leyenda con la letra de trazo templado de su toreo ceñido y el drama de una cogida brutal que llevaba el mensaje del toreo. El de ese mundo secuestrado por este Mundo: que este es rebeldía para siempre porque es el único que acepta la muerte como destino.

De tanta rebeldía, incapaces de dominarlo, el toreo ha sido secuestrado en el tiempo por papas, reyes, repúblicas y fariseos, incapaces  todos de domar su bravura. Incapaces de mentir su verdad. En una tarde de regreso, en un océano de papel acabado, en la tierra de Mahoma, en el día del Cuerpo de Cristo, en la jornada de la  coronación de un Rey, 15000 almas con sudor a toreo otorgaron el título de hombre a un hombre. Coronaron toreo a un torero. Luego de una faena del JT de siempre, del que jamás abdica porque el toreo jamás abdica, ceñida, de figura encajada y brazo de acero templado, surgió lo que llega cuando se acepta a la muerte como destino. A la que le perdió la cara al toro, rajado y apretando hacia adentro, veloz le alcanzó la espalda, brutal lo golpeó para engancharlo entre los pitones, arriba, de lado a lado, arriba de nuevo y al suelo de forma brutal, quedando inconsciente, boca a bajo, inmóvil.

Vídeo de la escalofriante cogida a José Tomás I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

Miles de gargantas le avisaron. Las mismas que enmudecieron cuando lo llevaron a la enfermería y las mismas que perdieron la voz de vítores al verlo salir para dar muerte al toro, aún muy mermado. Ese mundo a compás por bulerías, las palmas rotas, es el mundo que quieren secuestrar por inculto, bárbaro y cruel. Esa grandeza humana y espontánea del toreo, esa corona que no se hereda sino que se gana siglo a siglo, año a año, torero a torero. Esa monarquía y república y árabe y cristiana y atea y pobre y rica. La han secuestrado porque es indomable. Es la lectura cierta de una corrida con un inicio a reventar de día grande, con una primera parte discreta en emociones y una segunda que tuvo a José Tomás su reedición reconocible con un toro de cuerpo grande, alto, estrecho de sienes y de claves para torear dentro de su buena condición y con final de manso rajado.

Tuvo la corrida tipos dispares, buena condición, más volumen que el toro de a diario de aquí, pero caras de sienes estrechas, unos enseñando más las puntas como tercero y cuarto, otro mostrando las palas por delante. Bonancible el primero de Victoriano del Río, sin fuerza el segundo de Domingo Hernández, lo sustituyó un  precioso jabonero de Juan Pedro, bueno pero no fácil de encontarle el ritmo. Toro muy de hoy en bueno el tercero, de Domingo Hernández, manejable y rajado el cuarto, sin descolgar el quinto, los de de Del Río y manejable el sexto, de Garcigrande. Y en el primer tramo, justo antes de la merienda, la tarde había sido de pacíficas  emociones. A la lidia sin apreturas de Finito a un toro burraco, bueno por el derecho y menos bueno por el izquierdo, le siguió un buen a unte de toreo a la verónica de JT y un galleo por chicuelinas, con una muy ceñida, de ay.

Regresado por inválido, lanceó bien JT al precioso sobre de Juan Pedro, que blandeo a veces, pero que fue a mas en sostén y embestidas. Una costalada afectó a su empuje y a su ritmo, pues a veces metió la cara entre las manos y nos e fue de los vuelos del todo. Firme Tomás, con la derecha, con la izquierda, ayudándose a veces, una tanda tuvo vuelos en encaje pero la pasión no llegó a mover las aguas del mar de gentes antes de una estocada caída y descabello. Fue alto, de cuerpo grande y altura grande el quinto, palas por delante de sienes estrechas al que lanceó hacia afuera superior, una por el pitón izquierdo y una media grandes. Se lo dejó venir desde el centro del ruedo, por estatuarios, pasando al toro ceñido en baile con su cuerpo y terminado con una por abajo y uno de pecho. Ahí crujió la plaza

De buena condición pero sin descolgar, soltando la cara al final, JT le ligó dos tandas de trazo firme y largo, mandón, sin tropiezo alguno, ceñido el volumen del toro a su cuerpo. Era obra grande en las dos tandas siguientes, alternando izquierda y derecha, hasta que el toro amagó con rajarse. Ahí el torero decidió el toreo de pies juntos, de ceñido embroque y de trazo de arriba abajo y hacia adentro con el que el toro jamás encontró escape a querencia. Y justo fue irse a por la espía, perderle la cara, y el drama. Explotó el mundo secuestrado en emociones que añadieron verdad a una faena de verdad. Que mas da cómo llegó a matar JT al toro si el mundo ya estaba conquistado.

Ese mar de verdades, cima y sentido de la tarde, se envolvió con la actitud encomiable de Rafael Cerro, bullidor de capa en el tercero, siempre arreando, siempre para delante. Fue toro que fueron dos: uno pronto y emotivo, de velocidad e inercia y otro más de enganchar con los vuelos y traerlo desde cerca. Buen toro para faena de primerizo, con enganchones lógicos, pero con la intención de torear por abajo, a veces muy buenos los naturales antes de buena estocada. Dos faroles de rodillas al sexto, un quite con el capote a la espalda, ardor guerrero, fe y firmeza frente a un toro de menos clase, pero buena condición en faena que pinchó pero que no impidió que cortara oreja. Con sus armas, con su fe, que también caben en este mundo que tratan de secuestrar al Mundo. Por qué razón, la sabemos. Hay que gritarla sin pudor y sin miedo, El toreo no es de nadie, no es de un rey, ni de un dios, ni de una verdad, ni de una fe. El toreo es un océano bravo de gentes a la espera de aparezca la espuma suave de las orillas. Esas que en las playas mecen los capotes y las muletas frente al toro a compás del ir venir de las olas. Del ir venir que es el latir de los corazones de un mundo que jamás se pondrá de rodillas.

VÍDEO de la COGIDA a José Tomás
VÍDEO de la gran tarde de Jose Tomás

SECUENCIA de la COGIDA a José Tomás

FOTOGALERIA: Así fue su reaparición
RESERVA TUS ENTRADAS

logo-mundotoro-fichas-crónicas Plaza de toros de Granada. Primera de la Feria del Corpus. Lleno de no hay billetes. Toros de Domingo Hernández, Victoriano del Río, (1º, 5º y 6º) y un sobrero de Juan Pedro Domecq (2º), de muy buenas hechuras y juego variado. Mejores los tres primeros. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Finito de Córdoba, silencio tras aviso y silencio;
José Tomás, oreja y dos orejas;
Rafael Cerro, oreja y oreja.

 

 


 

Mundotoro

Mundotoro

Somos un grupo de profesionales periodistas apasionados por el mundo del toro. Volcamos toda nuestra experiencia con más de 20 años en las noticias taurinas de actualidad que tanto definen a este medio. ¡Léenos!

Relacionadas Noticias