icono-sumario ‘Se ha aumentado el número de público que asistía a esas plazas y se ha acertado en las combinaciones de toros y toreros’

icono-sumario ‘Hay que dar variedad en el espectáculo y eso es una cosa que intentamos siempre’

icono-sumario ‘Estoy seguro que el techo de Emilio de Justo está por llegar cuando siga toreando más’

Alberto García, alma de Tauroemoción  I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Alberto García es uno de los empresarios jóvenes, que poco a poco va poniendo su sello y su forma de trabajar en plazas de mayor categoría. Burgos, Soria y Huesca, entre otras, han visto los frutos del trabajo diario, la ilusión y el esfuerzo que este joven empresario realiza bajo el sello de Tauroemoción.

Para Alberto García la temporada pasada fue ‘muy positiva, ya que el año era de vital importancia. Había que demostrar que se podía competir con las grandes empresas y gestionar plazas importantes, pero gestionarlas bien. El trabajo en plazas como Burgos, Huesca y Soria han sido muy positivas, se ha aumentado el número de público que asistía a esas plazas y se ha acertado en las combinaciones de toros y toreros, dando grandes espectáculos y triunfos artísticos’, asegura.

Sin embargo, el empresario se muestra crítico con su trabajo y no duda en afirmar que hay cosas que mejorar, sobre todo, ‘la forma de promocionar la fiesta’. ‘Aunque creo que en eso realizamos un gran trabajo, tenemos un margen de mejora amplio. Tenemos que intentar ser capaces de convencer a los toreros que contratamos e intentar ajustar más los precios todavía, para así poder bajar los precios de las localidades y hacer ofertas, sobre todo, para los jóvenes. Es mejor ver la plaza llena aunque sea con un aforo económico más bajo, que ver la plaza con tres cuartos y las entradas más caras’, confiesa.

En diez años como empresario, Tauroemoción ha conseguido que sus plazas y sus ferias tengan un sello propio. ‘Hacerse hueco no es fácil, pero esto no solo pasa aquí, sino en muchos sectores fuera de lo taurino, donde es difícil llegar a lo más alto de los negocios. Espero conseguirlo siguiendo la línea de trabajo y con mucha constancia llegar arriba. Nuestra juventud nos hace tener unas metas diferentes en cuanto al espectáculo y, sobre todo, aprender de los que consideramos que hacen las cosas bien, porque también los hay’, comentó el empresario
Si ha habido dos nombres unidos a la temporada de Alberto García, y por lo tanto de Tauroemoción, durante esta temporada han sido la ganadería de Victorino Martín y el torero Emilio de Justo. ‘Victorino Martín es la ganadería más importante del último y de este siglo, ya que es capaz de llevar público a las plazas por sí misma, además hemos obtenido varios triunfos artísticos en nuestra plazas con esta ganadería. Hay que dar variedad en el espectáculo y eso es una cosa que intentamos siempre’, asegura orgulloso.

Sin embargo, a parte de las gestiones administrativas, Alberto García se unía a principio de temporada al equipo de apoderados del que ha sido el torero revelación de la temporada 2018. El apoderado recuerda todavía el momento en el que se unió al equipo junto a Luisito: ‘Tuve algunos profesionales que me hablaron muy bien de él y tuve una reunión con el torero y su apoderado, Luisito. Algunas de las cosas que me hicieron decidirme por él fue su afán de superación, la honradez que tiene a su profesión y lo fiel que es con los que han confiando en él cuando no tenía nada’.

Emilio de Justo va a ser una figura del toreo. No me ha dejado de sorprender desde que debuté como apoderado, junto a Luisito, en Vistalegre a la última el pasado domingo en Madrid. Cada día he visto una evolución en él y han sido 23 corridas de toros. Estoy seguro que su techo está por llegar cuando siga toreando más. Tengo una confianza plena en él y si él sigue esta línea y Luisito y yo somos capaces de administrar su carrera bien creo que puede ser un torero de época. Formamos un equipo los tres importante, en el que el timón lo lleva Emilio, que tarde tras tarde es capaz de jugarse la vida y superarse’, confiesa ilusionado.
La temporada está llegando a su fin, pero Alberto García ya tiene su mirada puesta en la siguiente con numerosos objetivos, ‘desde el punto de vista empresarial, queremos seguir la línea que hemos llevado hace diez años, ir a las plazas que necesitan y que quieren un cambio y seguir trabajando con pasitos cortos pero firmes y crecer, pero conscientes de la dificultad de gestionar una plaza de toros a día de hoy. En el campo del apoderamiento, tenemos mucha responsabilidad, porque sabemos que apoderamos a una figura del toreo y queremos hacer las cosas bien, estudiar todo mucho e intentar que su carrera esté llena de éxitos, tanto en la plaza como en la gestión de su carrera’.