Segunda de feria en Latacunga I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

 

JUAN CARLOS SABAY > Latacunga (Ecuador)linea-pie-fotos-noticias

La afición ecuatoriana volvió a manifestarse de modo activo, sin complejos ni tapujos, en esa Feria que a los pies del Cotopaxi ha permitido que la llama de La Tauromaquia siga latiendo con fuerza. En esta especie de Iñaquito a escala reducida que es el coso de San Isidro Labrador de Latacunga, las figuras siguen actuando en el centro del mundo, mientras esperan que un día se imponga la razón y quiteños y ecuatorianos vivan en su capital y en todo su esplendor la Fiesta Brava. Que las ganas les desbordan, lo volvieron a desmostrar en el triunfal segundo festejo del ciclo, donde con manejables ‘jandillas’ de Huagrahuasi vieron triunfar a El Fandi y Manzanares.

Buena serie de verónicas de inicio de Fandi en el primero, variándolas por chicuelinas y rematando en los medios con una media de rodillas. Lo llevó a varas galleando por chicuelinas. Quitó por ceñidas navarras metiéndose ya con la gente. Cumplió de buena manera con los dos últimos rehiletes tras colocar el primero trasero. Inició de rodillas en el tercio con ajustados pases por alto una faena de más a menos a un toro que aportó humillando y acometiendo mucho por el derecho. Por el izquierdo lo intentó, su oponente fue algo gazapón y estuvo a punto de sorprenderlo. Ya con el toro en querencia de uno en uno le pudo robar algunos pases por el derecho. Faena de transmisión al ritmo de ‘Lindo Quito de mi Vida’. Se adornó por manoletinas antes de pasear la primera oreja.

Luego le cortó otra al tercero, frente al que cumplió con en capote y acertado estuvo con las banderillas. Con la muleta, el Fandi basó su faena por el derecho por donde embestía mejor el astado. Importantes tandas ejecutó por ese pitón hilvanándolas con largos y profundos muletazos. Su oponente acompañó con sus virtudes a lo largo de su labor y permitió el lucimiento del granadino, cuya entrega reconoció el respetable.

Manzanares le cortó las orejas al segundo, de Triana, al que Milton ‘El Diablo’ Calahorrano banderilleó muy bien. Preciosas tandas de naturales dibujó José Mari sobre el albero. Muy en torero y con cadencia, supo llevar suave y embebido en la muleta al astado de Cobo. Con pureza y muchísima clase, lo ligó en los medios durante varias tandas por el izquierdo. Naturales hondos, muy profundos con la mano baja. El de Triana tuvo fijeza, repitió y fue noble, aunque le faltó un poco de fuerza por momentos. El alicantino con toda su maestría lo cuajó con muy buenas formas calando en los tendidos en una faena llena de transmisión, de esas que hacen afición. En el epílogo lo probó por el derecho y logró impotentes pases en redondo confirmando su buena actuación. Una estocada desprendida dio paso al doble premio.

El embrujo de Manzanares siguió presente en el último de la tarde. Por el pitón derecho atacó y por momentos humilló con clase, José Mari lo supo aprovechar y lo llevó largo y templado. Toro con picante al que además le faltó algo de fuerza por lo que con tandas de cuatro pero buenos muletazos Manzanares lo supo entender, se empeñó y lo cuajó para cortar una oreja más.

Hierro de Huagrahuasi - Ecuador Plaza de toros de Latacunga (Ecuador). Segunda de feria. Lleno en los tendidos. Toros de Huagrahuasi – Triana (2º), de variada presencia y juego. En términos generales, sirvieron en distinto grado Hierro de Triana - Ecuador
David Fandila El Fandi, oreja y oreja
José María Manzanares, dos orejas y oreja

linea-punteada-firma1