Vídeo de la actuación de Antonio Grande I ISMAEL DEL PRADOlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO >Santanderlinea-pie-fotos-noticias

Antonio Grande regresó a Cuatro Caminos con un utrero bajo y bien hecho, de agradables hechuras, al que recibió toreando a la verónica con ambas rodillas en tierra, que prolongó hasta la boca de riego ya en pie y con chicuelinas postreras, rubricadas con dos medias. No perdonó en quites fundiendo tafalleras y cordobinas. Tuvo fijeza, mucha prontitud y clase el novillo, con recorrido largo, que aprovechó el charro, que se había echado de rodillas para comenzar la faena en la boca de riego -lo arrolló sin consecuencias en el afarolado de rodillas inicial, marca de la casa-.

Hubo toreo reunido, encajado y muy asentado de Grande en redondo, también ligó con hondura al natural. Gusto siempre en los remates. Final volcánico por bernadinas, pero de nuevo el talón de Aquiles de este año: la espada. Le dejó sin premio. Ovación.

Más fuerte y serio que los de la primera mitad, el cuarto fue un novillo áspero, al que Grande saludó rodilla en tierra. Buenos lances. Quitó por chicuelinas. El salmantino trató de limar su genio con un inicio por doblones, pero el de Zacarías Moreno se vino a menos. Agarrado al piso, Grande optó por acortar las distancias e incrustarse entre los pitones. Cómodo en esas cercanías, le robó muletazos estimables sueltos, de uno en uno. El final, por luquecinas sonando un aviso antes de cuadrarlo, que costó lo suyo. De nuevo, el acero, asignatura pendiente. Ovación tras aviso.


Quizá también puedan interesarte estas noticias:

Antonio Grande: ‘Santander lanza a los jóvenes, la ocasión hay que aprovecharla’

Jose Fernando Molina abre la Puerta Grande

La angustiosa cogida de José Fernando Molina, en vídeo

Ventura, lidia total y clase magistral de toreo de costado