Novillada de temporada en Las Ventas I PLAZA1linea-punteada-firma1

JAVIER JIMÉNEZ > Madridlinea-pie-fotos-noticias

El criterio de D. Trinidad, presidente de la tarde de hoy en Las Ventas, parece movible en función de los novilleros. Con idéntica petición, dio el trofeo a Carlos Aranda, que destacó por una gran actitud y seguridad, alternado con toreo bueno, y no se lo concedió en dos ocasiones a Carlos Olsina, que dejó los mejores pasajes de la tarde. No se trata de robar ni regalar orejas, sino de ser consecuente con tu criterio. Completaba cartel Javier Montalvo, que realizó dos faenas de poco contenido teniendo en cuenta el excesivo metraje. En su lote cayó uno de los dos novillos buenos de un desrazado encierro de La Guadamilla.

El tercero, más cuajado y hondo, embistió por abajo por ambos pitones. Carlos Olsina embarcó las arrancadas muy alante, llevando templado y con la mano baja la embestida del animal. Faena pulcra y sin alardes a la galería, más allá que un final por ajustadas bernardinas. Dejó una estocada, al segundo intento. Dio una vuelta al ruedo tras petición que no fue atendida por el palco.

Carlos Olsina recibió al sexto de una larga de rodillas en el tercio, para luego seguir por gaoneras. Fue este un astado de feas hechuras, que se movió sin ninguna clase, siempre soltando la cara y embistiendo con el pitón de afuera. El novillo galo volvió apuntar maneras, tocando siempre con la bamba de la muleta y con valor seco. Tras una faena más de voluntad y merito, que de lucimiento dejó una estocada, entrando a matar muy recto. Dio una vuelta al ruedo tras petición que nuevamente no fue correspondida por el palco.

El segundo, feo de hechuras, suelto de carnes, con poco cuello y montado, tuvo en la movilidad de la mansedumbre su virtud pues, luego, nunca humilló y siempre embistió a oleadas y con el pitón de fuera. Firme y seguro estuvo Carlos Aranda aguantando taracasdas y oleadas, e incluso robó algún natural por abajo. Sin embargo, dejó un pinchazo bajo que emborronó su actuación. Fue ovacionado con protestas.

El quinto, suelto de carnes y amplio de cuna, manseó en los primeros tercios, aunque apretó hacia los adentros en el caballo. En los trastos, resultó un astado manejable y noble, pero falto de pujanza y casta. El trasteo de Carlos Aranda fue de menos a más, dejando al final de la faena tandas con varios muletazos destacados, sobre todo, al natural. Dejó una media estocada tendida al encuentro y paseó una oreja tras aviso.

El primero dejó pronto ver sus cualidad como su falta de fuerza. Tras un mero trámite en el tercio de varas, el astado embistió con profundidad y ritmo, aunque no se le podía atacar en exceso por su debilidad. Javier Montalvo elaboró un trasteo de largo metraje en el que los mejores pasajes llegaron sobre la diestra y perdiendo pasos entre pase y pase. Dejó una estocada tendida, que precisó de dos golpes de verduguillo.

El cuarto, amplio de cuna y destartalado, fue un novillo manso que en los terrenos de las tablas se dejó con nobleza. Javier Montalvo elaboró una faena de largo metraje, que no conectó con el tendido. Dejó media estocada atravesada.

Hierro de La Guadamilla - España Plaza de toros de Las Ventas. Novillada de temporada. Casi un cuarto de entrada. Novillos de La Guadamilla, Novillos de La Guadamilla, desiguales de presentación y hechuras. Falto de raza y  empuje en general. Los mejores, primero, aunque sin fuerza, y el tercero. Ambos los de mejores hechuras del encierro. Logotipo mundotoro crónicas
Javier Montalvo, ovación tras aviso y silencio tras aviso
Carlos Aranda,
ovación y oreja tras aviso
Carlos Olsina,
vuelta al ruedo tras aviso y vuelta tras petición.

Quizás también puede interesarle:

Lote completo de La Guadamilla para tres debutantes