icono-sumario El joven toricantano, que cumplirá este viernes su ‘sueño’ de tomar la alternativa en El Pilar con dos figuras como El Juli y Manzanares de padrinos, atiende a Mundotoro tras probarse su flamante nuevo traje de luces

Vídeo entrevista con Jorge Isiegas, en el taller de la sastrería Fermín  I ISMAEL DEL PRADOlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO> Madridlinea-pie-fotos-noticias

En el corazón mismo de la prestigiosa sastrería de toreros Fermín, su taller, Jorge Isiegas charla con Mundotoro descontando las horas. El viernes es su gran día. Zaragoza mediante. El Pilar espera. Alternativa de lujo en la última gran feria del año, en una plaza de toros de primera, la de su tierra, con dos máximas figuras como padrinos y una ganadería de la elite esperando en toriles… ‘Mejor de lo que había podido soñar’, masculla en voz alta.

La responsabilidad y la ilusión yacen en una balanza de delicado equilibrio: ‘Es una tarde clave para mi carrera, eso no lo puedo negar, pero mis sueños son aún mayores que los nervios que pueda generar un compromiso así’. 

El toricantano maño, ahormado en la Escuela Taurina de Madrid y cincelado tanto por el añorado Ignacio Zorita como Alberto Aguilar -de los que habla con devoción-, repasa en esta entrevista sus orígenes y la dura vereda de cuatro largos años camino de su inminente salto al escalafón superior.

Sin olvidar la evolución de su concepto, la visión de su futuro ya en el escalafón superior y la preciosa historia -familiar y taurina- que habita en el capote de paseo que lucirá en el paseíllo más importante de su vida: enfundado con él, su abuelo, Octavio Isiegas, cortó un rabo en el mismo Coso de la Misericordia allá por la década de los cuarenta. Casi ochenta años después, Jorge quiere jalonar la Historia con más gloria.


Quizá también puedan interesarte estas noticias:

Isiegas da otro toque de atención en Villaseca de la Sagra

Figuras a dos tardes en una Feria de El Pilar con alternativa para Jorge Isiegas

Isiegas, el triunfo de la épica

La minuciosa operación de clavícula de Jorge Isiegas