Video resumen de la séptima de Zaragoza, en imagen de archivo I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO> Zaragozalinea-pie-fotos-noticias

Para Adolfo Martín, la víspera de El Pilar fue tarde de redención. De desquite. Aún en la retina, el caleidoscópico espectro del desencanto de Otoño en Madrid. La expectación se tornó decepción, como hoy volvió a virar hacia la vereda adecuada. La de la casta. Un notable encierro de los ‘Albaserradas‘, la mayoría de hechuras perfectas, con un primero exigente, pero con fondo bueno y agradecido por el izquierdo y dos -tercero y cuarto- humilladores y enclasados. Con ellos, Ferrera, importante en su lote, cortó una oreja y debió pasear otro del cuarto, de no ser por otro presidente que quiso rivalizar en afán de protagonismo con el del día anterior. Serranito mostró disposición y actitud frente al lastre de su ‘guadianesco’ bagaje el último lustro. Perera, con el lote más deslucido, fue silenciado.

Rompió plaza un toro muy serio, astifino desde la mazorca y cornipaso, frentudo, vareado, bajo y de lomo quebrado, al que pegó Ferrera un buen ramillete de verónicas en los medios, con el toro humillando y repitiendo con celo, pero sin sobrarle las fuerzas. Se le castigó poco por ello. Comenzó por el derecho la faena, tragando mucho Ferrera, porque el toro escarbó lo suyo y lanzó siempre inciertas miradas. Además, el cárdeno reponía una barbaridad. Tras esa tanda, apostó por la zurda y, ahí subió la intensidad en dos tandas muy templadas, consintiendo mucho al toro, para robarle naturales excelentes, echando los vuelos y enganchando las embestidas que, tuvieron mucha transmisión. Clavó la ayuda y le pegó otra más con la derecha. Hubo una larguísimo, casi circular. Con sabor, los remates, por bajo. Muy buenos y nada fácil, porque el toro, aunque sacó el buen fondo por este pitón, fue exigente. Importante, Ferrera. Estocada trasera y oreja.

Más en la línea de Santa Coloma, el cuarto fue un toro largo y fino de cabos, de lomo quebrado, estrecho de sienes y cornidelantero, sin exageraciones por delante. Lo saludó con dos cordobinas a pies juntos Ferrera que después se hizo también ovacionar con chicuelinas al paso. Humilló mucho y con calidad el toro, que peleó con clase en los tercios y mantuvo esa calidad en la muleta. Sin inercia y humillando cada vez más, sobre todo, por el izquierdo, excelentes embestidas, ‘gateando’, a la mexicana, que el extremeño supo ligar en tandas de buen trazo, llenas de hondura. De nuevo, terminó toreando por la derecha sin ayuda. Muy templado Ferrera. La espada, casi entera, hizo efecto y dobló el toro. La plaza, una marea de pañuelos, pero el presidente como el día anterior, nuevamente negó el trofeo. Clamorosa vuelta al ruedo. 

Ensillado, con cuajo, aunque de hechuras perfectas y serio, con desarrollo de pitón, el acapachado tercero embistió con celo en el mecido saludo a la verónica de Serranito. La media superior. Empujó sobre un pitón en los dos encuentros con el peto y cortó en banderillas, donde se arrancó con alegría. Luego, en la muleta, fue toro bueno. Embistió con entrega, humillando mucho y con enorme transmisión. el maño supo ligar las series, especialmente, por el izquierdo, con el que logró ligar naturales al ralentí. Dos tandas excelentes, limpias y encajado el torero. Otro más por el derechazo con la misma profundidad, pero, sin embargo, bajó ahí la intensidad del trasteo, con el toro ya más aplomado, y, a pesar de que hundió el acero en la yema, no asomaron los pañuelos. Ovaciones para toro y torero.

Sin salir mal toro de tipo, hondo y con cuajo, el sexto abría más la cara que sus hermanos. de lomo recto y bajo. Salió a su aire, algo desentendido sin atender con excesivo celo a los engaños. Empujó sobre un pitón en ambos pasos por el caballo y cumplió el trámite en banderillas. Luego, en la muleta, el toro tomó el engaño con cierta bondad, pero le faltó poder y raza. Esa sosería provocó que la faena no tomara vuelo, pero se pudo ver la buena disposición y dimensión de Serranito, al que, como en su primero, no se le atisbó la parquedad de contratos -con alguna temporada incluso en blanco- del último lustro.

Bajo y de lomo recto, lleno, el cornidelantero segundo era más agradable por delante, pero serio y bien presentado. Se lució Perera, tanto en los del saludo como en el quite posterior, ambos a la verónica. Se hizo presente Serranito, con dos ajustadísimas chicuelinas y la media. Protagonizaron un gran tercio de banderillas Javier Ambel y Guillermo Barbero, que se desmonteraron como Curro Javier, excelente en la brega. Perera planteó la faena más allá de las dos rayas y, allí, trató de dar celo a la noble condición del Adolfo, humillador, que tuvo bondad, pero al que faltó poder. El toro se acabó parando mucho, complicado para ligarlo. Entre pase y pase, quizás, pedía ganarle un pase y dejarla muy puesta para ligar. A menos, la faena nunca alcanzó las expectativas de los primeros tercios.

Más altote y vareado, estrecho de sienes, el quinto, cornidelantero, salió algo desentendido y le costó humillar en el percal de Perera. Esa falta de entrega volvió a mostrarla durante el resto de su lidia, en la que salió suelto del caballo y pasó de puntillas en el tercio de banderillas. El pacense se lo sacó a los medios y trató de correr la mano ahí en redondo. Labor estéril, porque al ‘Albaserrada‘ le faltaba celo y entrega. Sosería con la cara siempre por las nubes. Perera, contrariado, optó por abreviar. Pinchazo hondo y media de efecto fulminante. Silencio en ambos. 

Hierro de Adolfo Martín - España Plaza de toros de La Misericordia (Zaragoza). Séptima de la Feria de la Virgen del Pilar. Tres cuartos de entrada. Toros de Adolfo Martín, desiguales, pero bien presentados. De perfectas hechuras y juego interesante. Destacaron el 1º, exigente, pero de buen pitón izquierdo; y el 3º y el 4º, enclasados y humilladores. El 2º, a menos. El 5º y el 6º, más sosos y deslucidos. Incidencias: Se guardó un minuto de silencio por las víctimas de la riada en Sant Llorenç (Baleares). En el segundo, saludaron Javier Ambel y Guillermo Barbero, con las banderillas, y Curro Javier, en la brega. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Antonio Ferrera, oreja y vuelta al ruedo tras petición mayoritaria y bronca al palco.
Miguel Ángel Perera,
silencio en ambos. 
Paul Abadía ‘Serranito’,
ovación y silencio.