Video resumen de la cuarta corrida de Aguascalientes I RAFAEL DEL OLMOlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Aguascalientes (México)linea-pie-fotos-noticias

Es la magia del toreo. El segundo impredecible y determinante para cambiar una decepción en un triunfo. Antes de que saliera el quinto, la gente que acudió a la Monumental de Aguascalientes no había satisfecho las expectativas puestas en el cartel, sin embargo, a partir de ese momento la corrida de convirtió en acontecimiento. Morante de la Puebla paseó las dos orejas, aunque no salió por la Puerta Grande, tras una faena llena de torería y de clasicismo, a la que Joselito Adame dio réplica formando un auténtico lío al sexto, uno de los dos toros destacados de la corrida de Teófilo Gómez.

Desde que Morante de la Puebla se estiró a la verónica con el quinto, el público de Aguascalientes rugió con el sevillano, que comenzó la faena de muleta saliendóse hacia afuera. Las series fueron muy estéticas, con mucho ritmo y la figura muy encajada. Los muletazos surgieron muy templados, algunos a cámara lenta. No faltaron los trincherazos y los molinetes de pura escuela sevillana. Dejó una estocada, en corto y por derecho, que mató al toro sin puntilla y paseó las dos orejas.

El segundo, un toro bien presentado, amplio de sienes y enmorrillado, no permitió a Morante de la Puebla lucirse con el capote. El astado, que derribó al caballo de forma espectacular en el primer encuentro, embistió en la muleta sin emplearse, violento, punteando el engaño y sin ningún ritmo. El de La Puebla del Río, que ya salió con la espada, preparó al astado para la muerte. Dejó una más de media estocada en el primer encuentro y escuchó pitos.

De forma arrebatadora recibió Joselito Adame a la verónica al sexto, un toro que tuvo movilidad, nobleza y son. Tras el quite por zapopinas, el hidrocálido comenzó rodilla en tierra una actuación, que conectó y emocionó al público desde el principio. A los muletazos muy largos y templados, le acompañó varios alardes para no ganarse la batalla. Armó un auténtico lío, pero la colocación de la espada y los golpes de verduguillo dejó su actuación en un trofeo.

Joselito Adame consiguió parar con el capote al abanto tercero con un ramillete de verónicas templadas y con calidad. Tras un espectacular derribo en el caballo, el hidrocálido consiguió realizar una meritoria faena. Las distancias y las alturas fueron claves, para llevar siempre embebida la embestida del astado en la franela de forma muy templada y conseguir, de esta forma, alargar la embestida. Remató la faena con unas ajustadas manoletinas. El pinchazo, previo a la estocada, redujo el premio de una oreja en palmas.

No acabó nunca de confiarse Guillermo Capetillo con el cuarto, un toro deslucido que protestaba cuando tocaba el engaño. Bajo la música de Las Golondrinas y una división de opiniones, el diestro intentó armar faena, sin éxito. Dejó una media estocada al segundo intento y, tras varios golpes de verduguillo, escuchó división.

Guillermo Capetillo dejó detalles con el capote al primero, al que recibió con una destacada media verónica en los medios del ruedo. En el caballo, el astado se dejó pegar, pero nunca humilló. Con la franela, el torero lo intentó por ambos pitones, antes de irse por la espada. El astado nunca se empleó y careció de transmisión. Se atascó con la espada, escuchó dos avisos y fue abroncado.

Hierro de Teófilo Gómez - México Plaza de toros Monumental de Aguascalientes (México). Cuarta de la Feria de San Marcos. Casi lleno. Toros de Teófilo Gómez, bien presentados, serios y de bella lámina. Destacaron el quinto y el sexto. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Guillermo Capetillo, bronca tras dos avisos y división tras aviso.
Morante de la Puebla,
pitos y dos orejas.
Joselito Adame,
palmas y oreja.