Álvaro Lorenzo, con ‘Melonero’ I @COSOZARAGOZAlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Zaragozalinea-pie-fotos-noticias

Álvaro Lorenzo y ‘Melonero’ fueron los protagonistas de la tarde. El primero, por realizar una faena muy templada, con muletazos largos, llevando muy toreado la embestida del animal y rematando los muletazos detrás de la cadera. El segundo, por su bravura, su galope, su arrancada, su embestida humillando, con clase y haciendo el avión. El final de la faena por luquesinas y la estocada pusieron en las manos del toledano el doble trofeo y la Puerta Grande de La Misericordia. José Garrido, que paseó un trofeo en el quinto, mostró su versión más madura y torera con un lote, es especial el sobrero de Adelaida Rodríguez, de tirar la moneda al aire. Por su parte, Juan Bautista, que se despedía de los ruedos en España, sorteó el peor lote de una buena corrida, tanto en presentación como en juego, de Montalvo.

En tercer lugar salió un toro serio, bien presentado, con mucho cuello y de muy buenas hechuras, que en el capote de Álvaro Lorenzo echó las manos por delante. Se arrancó de largo al caballo y se dejó pegar en los dos encuentros que recibió. En la muleta fue un toro muy bueno, con prontitud y galope, que embistió muy humillado y con clase, haciendo en ocasiones el avión. Álvaro Lorenzo cuajó una actuación con serie muy ligadas, templadas, con muletazos arrastrando la muleta y llevando la embestida muy toreada detrás de la cadera. Terminó de calentar al público con la luquesinas finales. Mató de una estocada tendida al primer intento y cortó las dos orejas de un importante ejemplar de Montalvo, que fue fuertemente ovacionado en el arrastre.

Cerró plaza un toro muy serio, cuajado, pero con muy buenas hechuras, como todos sus hermanos. Empujó con la cara suelta en el caballo. Brindó Álvaro Lorenzo a Juan Bautista. En la muleta, el toro midió a Lorenzo en cada cite y embistió con fuerza, pero sin salir de los vuelos. En el transcurso de la faena, el astado se vino a menos y se puso más complicado, dando un gallafón al final del muletazo. El toledano lo intentó por ambos pitones, sin llegar su trasteo a los tendidos.Se atascó con el acero y fue silenciado.

El quinto fue un toro grande, abierto de cara y enseñando las puntas, que empujó abajo en los dos encuentros al caballo. El banderillero José María Amores se libró de una cornada, por la morfología del toro, tras empujarle de fea manera contra las tablas. En la muleta, embistió descompuesto, pero con la cara abajo. Le costaba al toro en el inicio de cada serie, por lo que José Garrido le dejó la muleta en la cara, para ligarle los muletazos y evitar que se parase. Terminó con un auténtico arrimón, pasándose los astifinos pitones por la taleguilla. Dejó una estocada caída y cortó una oreja.

El segundo, un toro bien presentado y armónico de hecuras de Montalvo, mostró síntomas de descoordinación y fue devuelto, de manera precipitada, antes de entrar al caballo. En su sular salió un sobrero de Adelaida Rodríguez, feo, muy alto y enmorillado, que cantó la gallina en el segundo encuentro con el caballo. En la muleta, José Garrido tragó y plantó cara a un toro que embistió descompuesto, sin salirse de los vuelos, pero que transmitía mucho a los tendidos. Los mejores momentos llegaron con la mano diestra, a un toro con el que había que tirar la moneda en el momento del embroque. Falló en varias ocasiones con el acero y fue ovacionado.

Abrió plaza un toro serio, hondo, cuajado y muy ancho de sienes, al que Juan Bautista lo recibió con un ramillete de verónicas muy templadas y cadenciosas. Se dejó pegar el toro, tras un galleo por chicuelinas del francés. José Garrido quitó por chicuelinas muy ajustada, rematadas de una media verónica. En la muleta, el toro, falto de casta, nunca humilló, desplazándose a media altura. Serio y maduro estuvo con él Bautista, que consiguió varias series meritorias con la mano derecha, siempre con la figura relajada. Mató de una media estocada caída y fue silenciado.

El cuarto, bien presentado, bajo, con cuello y de buenas hechuras, estuvo acochinado y condicionó su comportamiento en la faena, ya que se paró y su embestida no llegó a los tendidos. Puso toda la actitud Juan Bautista con el toro, al que lo recibió con una larga de rodillas al hilo de la tablas. Brindó a su cuadrilla su último toro en España, con el que sólo pudo demostar pulcritud y clasicismo en sus formas. Lo intentó por ambos pitones con un toro que se vino muy abajo. Estocada casi entera, que le valió para recibir una gran ovación del coso maño.

Hierro de Montalvo - España Plaza de toros de La Misericordia (Zaragoza). Segunda de la Feria de la Virgen del Pilar. Media plaza. Cinco toros de Montalvo y uno de Adelaida Rodríguez (2º bis), manso encastado. Bien presentados, serios, cuajados y de preciosas hechuras. Destacó el quinto y el excelente terceroIncidencias: Al finalizar el paseíllo, Juan Bautista fue obligado a saludar. José Ignacio Rodríguez ‘Puchi’ y Alberto Zayas fueron obligados a saludar tras parear al segundo y Antonio Chacón y José María Amores, al quinto. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Juan Bautista, silencio y ovación.
José Garrido,
ovación y oreja.
Álvaro Lorenzo,
dos orejas y silencio tras aviso.