Vídeo resumen del festejo I ISMAEL DEL PRADOlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > San Sebastián de los Reyes (Madrid)linea-pie-fotos-noticias
Uno se despedía –El Cid– y otro regresaba –El Fandi, superada su rotura de fibras-. Ambos salieron en hombros junto a Perera. Suya fue la faena de la tarde, tras cuajar a placer al tercero. Ojedismo en estado puro. Triple Puerta Grande por distinta vereda en una cuarta de la Feria del Cristo de los Remedios, donde nadie se aburrió. El encierro de Matilla también colaboró para ello. Mejorables por fuera, ‘bombones’ por dentro, sobre todo, los cuatro primeros. Notables.

De perfectas hechuras, el tercero fue otro gran toro, con fijeza, prontitud, codicia y ritmo en su embestida. Perera dibujó varias verónicas al ralentí en el saludo y luego, tras una buena lidia de Javier Ambel, lo cuajó a placer con la muleta. Faena poderosa desde el mismo prólogo, a pies juntos, atornilladas las zapatillas, le cosió una docena de muletazos. Ni un milímetro vaciló. El extremeño ligó las tandas con un relajo y una verticalidad aplastante. Muy cómodo delante de la cara y sin perder pasos. En su versión más ojedista. Terminó abusando del toro, al que exigió una barbaridad, por ello acabó aburriéndose en la última tanda, amagando con rajarse. Espadazo y dos orejas.

Abría más la cara el sexto, otro castaño al que sujetó en los medios Perera a la verónica, pues salió algo abanto. El quite, por cordobinas, tras medirle el castigo, como a toda la corrida. Se desmonteró Javier Ambel en banderillas. El de la Puebla del Prior trató de darle celo en la muleta, pero el de la casa Matilla fue un animal deslucido y que tendió a defenderse. Por ello, lo enseñó por ambos pitones y como no tomó vuelo el trasteo, con la Puerta Grande segura, fue por la espada. Tres pinchazos y estocada corta. Silencio.

Rompió plaza un toro bajo, algo cuesta arriba, de Hermanos García Jiménez, que abría la cara. Definido y franco ya desde el recibo, lo toreó con relajo y cadencia El Cid a la verónica hasta rematar en la boca de riego. El quite, por el mismo palo. Después el trasteo del sevillano tuvo sus mejores pasajes en redondo. Con esa diestra, hubo más ajuste y ligazón que al natural, donde al toro, que tuvo prontitud y ritmo, le costó salirse más de los vuelos. Buen toro, pese a ello, quiso todo por abajo. Media en el sitio. Oreja.

Bien hecho, armónico, el cuarto no permitió estirarse con el percal a El Cid. Se venció un poco en los primeros tercios por el pitón izquierdo. Sin embargo, logró corregir ese defecto el de Salteras, pues el tramo más macizo de su faena de muleta transcurrió con esa mano. Naturales limpios, templados y alargando la embestida de otro toro que tuvo nobleza y humilladora condición. Labor ligada y rotunda que abrochó con una estocada en el sitio. Oreja.

Acapachado y de acucharada cuerna, bajo y corto, de agradables hechuras, el toro del regreso de El Fandi -superada su rotura de fibras- salió con muchos pies. Le recibió con una larga cambiada y tuvo bríos el saludo a la verónica, que remató de nuevo de rodillas con la media. Galleó por chicuelinas y quitó por caleserinas. Espectacular en banderillas, con el toro con enorme movilidad. Comenzó en los medios de nuevo de hinojos, se arrancó como una centella el toro y le exigió el granadino, bajándole la mano mucho para torearlo en redondo. Dos casi circulares. El toro, muy de público, mantuvo esa transmisión en la primera mitad de la faena, mientras le duraron sus inercias. Acabadas, el toro acusó su entrega en todos los tercios y, desfondado, El Fandi tiró de efectismos. Pinchazo y estocada tendida. Oreja.

El castaño quinto fue el toro de menos raza de todo el encierro. Tuvo movilidad en los primeros tercios y tras un vistoso saludo de capa con largas cambiadas, verónicas -de rodillas y en pie-, chicuelinas y serpentina. Se movió también en el quite por chicuelinas y en banderillas. Espectacular con las farpas el granadino, que después tuvo que suplir la falta de duración del toro, tras empezar de rodillas, con mil y un alardes y efectismos para calar en el tendido. El burel, muy parado, apenas duró dos tandas. La espada ‘viajó’ certera y aseguró un trofeo para salir en volandas con sus compañeros.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE FESTEJO

Hierro de García Jiménez - España Plaza de toros de La Tercera, San Sebastián de los Reyes (Madrid). Tercera de la Feria del Cristo de los Remedios. Un tercio de entrada. Toros de Hnos. García Jiménez, desiguales de presentación. Tuvieron buena condición y mucha nobleza en la muleta, salvo el 5º, muy aplomado en el último tercio, y el 6º, deslucido y a la defensiva. Los mejores, el 2º y el 3º, con fijeza, ritmo, transmisión y duración. Incidencias: Al finalizar el paseíllo, El Cid fue obligado a saludar. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Manuel Jesús ‘El Cid’, oreja y oreja.
David Fandila ‘El Fandi’,
oreja y oreja.
Miguel Ángel Perera,
dos orejas y silencio.

Quizás también puede interesarle:

Sanse fomenta la afición entre los más jóvenes

Andy Cartagena y Sergio Galán, Puerta Grande en La Tercera

Las zurdas de Grande y Plaza y la porfía de Diego García