El Cid brinda su último toro a su cuadrilla, en la plaza de toros del Coso de la Misericordia I COSO DE LA MISERICORDIAlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Zaragozalinea-pie-fotos-noticias

‘¡Qué emocionante¡ ¡Qué bonito!’. Manuel Jesús ‘El Cid’ comenzó así a tratar de explicar su despedida soñada esta tarde en Zaragoza, donde cortó las dos orejas del último toro de su carrera en España. ‘Me faltan palabras para describir lo que siento dentro, desde que me abrí de capote hasta el brindis a mi cuadrilla, a mi gente, a mi familia, he pasado veintitantos años con ellos, compartiendo más tiempo con ellos que con mi familia de sangre, ese brindis ha sido muy emotivo, porque estuvieron en las duras y las maduras’.

‘Tanto ellos como la gente, la afición, ha estado conmigo y eso es lo que le empuja a uno a llevarse a los medios a un toro bravo, exigente, encastado, bravo de verdad, la espada que tantas veces me ha acompañado y jugado malas pasadas, me ha funcionado y ha tenido la muerte que se merecía de toro bravo… Quiero agradecer también a los ganaderos, a Jorge y a Toño, por criar este toro que nunca olvidaré’, agradeció añadiendo segundos después a modo de resumen: ‘Estoy muy feliz’.

Tras el primero, comentó que ‘no tenía mala condición, mostró un fondo de bravura bueno, pero le ha faltado humillar’. ‘A mí no me ha disgustado, pero, al desenlace de una tanda, se partió la mano derecha y le costó muchísimo… Una pena, porque desde entonces no acometió ya igual y era un toro con muchas virtudes‘, lamentó. ‘Me hubiera gustado cortarle las orejas que es la mentalidad que traía para esta tarde, pero me quedo contento, porque me he visto muy metido desde el principio en la tarde, como quería, ya con ese buen saludo a la verónica y hasta donde duró el toro por la lesión’, se justificó.


Quizás también te pueda interesar esta otra noticia:

Galería fotográfica de la penúltima de la Feria de El Pilar