Plaza de toros de Guadalajara, en imagen de archivo I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Guadalajara (México)linea-pie-fotos-noticias

 

Fue un adiós soñado. Más emotivo que rotundo, cierto. Pero la realidad es que Alfredo Ríos ‘El Conde’ se despidió de los ruedos por la Puerta Grande, tras una faena que cautivó al tendido, por ese guiño bucólico del que quiere paladear una última vez lo que tanto disfrutó. Torero y aficionado. Aficionado y torero. No escatimó El Conde y, sin reservas, sólo guardó un aliento final para el resuello antes de los pasos más difíciles: los del adiós. Tras el clamor de la vuelta al ruedo, la nostalgia de ver como otro torero y amigo, Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’, le cortaba la ‘coleta’.

Fue la cúspide de una tarde en la que Joselito Adame ‘pinchó’ a golpe de descabello el triunfo en el sexto, el mejor toro de un encierro tan serio como descastado de Los Encinos y Jaral de Peñas, y Enrique Ponce, fue ovacionado, en su lote.

Obtuvo la soñada recompensa final a toda su carrera El Conde en el quinto. Un cárdeno lleno y serio con el que derrochó predisposición de principio a fin tanto con el capote como con la muleta pasando por un espectacular tercio de banderillas. Con la franela, firmó una faena de enorme carga emotiva, que llegó a los tendidos. Hubo temple y varios muletazos de enorme expresión, muy jaleados por el tendido. Hundió el acero y se le pidió el doble trofeo, que paseó antes de que de Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’ le cortara la ‘coleta’.

Alfredo Ríos ‘El Conde’ sorteó un primero bajo y astifino desde la mazorca al que faltó clase en los engaños. Poderoso en banderillas, el azteca dejó derechazos de buen corte en una faena en la que el deslucido juego de su adversario de Los Encinos impidió el lucimiento. Silencio.

Cerró plaza otro toro con trapío y cuajo de Jaral de Peñas al que Joselito Adame toreó con temple y ritmo con los engaños. Una labor de enjundia en la que corrió la mano por ambos pitones con la pañosa. Entendió los terrenos y distancias del astado para ligar con capacidad y gusto los pases. Era faena de premio, pero, tras hundir el acero, su rival no doblegó y se le ‘atragantó’ al hidrocálido el verduguillo, motivo por el que, finalmente, fue sólo ovacionado.

El tercero fue otro toro que no dio opciones a Joselito Adame. El hidrocálido, muy asentado y con aplomo, buscó las vueltas a su serio adversario, pero el de Los Encinos no ofreció opciones de triunfo al azteca. Lo mejor, la certera estocada, de efecto fulminante. Silencio.

Tras el emotivo y merecido minuto de aplausos al banderillero y juez de plaza Jesús ‘Chucho’ Morales, Enrique Ponce rompió plaza saludando con cadencia a la verónica a un primero, cárdeno, muy astifino y que abría la cara, de Los Encinos, incierto y que marcó las querencias. La figura española hizo un esfuerzo y plantó cara al astado en el tercio para robarle algún muletazo estimable en redondo. Ovación.

Alto y zancudo, el castaño cuarto fue un toro muy fuerte y serio de Jaral de Peñas, que enseñaba las palas. Le faltó entrega al burel, que tuvo mucha movilidad durante su lidia. Ponce, a base de dejarle la pañosa en el hocico, muy puesta, logró darle celo y sin perderle pasos, sobre los talones, logró robarle varias tandas de mérito, aunque faltó continuidad, porque el toro nunca humilló, para prender la mecha en el tendido. De nuevo, saludó desde el tercio una ovación.

Hierro de Los Encinos - México Plaza de toros de Nuevo Progreso, Guadalajara (México). Cuarto festejo de aniversario. Lleno en los tendidos. Incidencias: Se guardó un emotivo minuto de aplausos en memoria de Jesús ‘Chucho’ Morales, banderillero y juez de plaza en La México, fallecido este sábado. Toros de Los Encinos y Jaral de Peñas (4º), muy bien presentados y serios. Les faltó, en general, clase y casta en el último tercio. Hierro de Jaral de Peñas (México)
Enrique Ponce, ovación en ambos.
Alfredo Ríos ‘El Conde’, silencio y dos orejas.
Joselito Adame, silencio y ovación.