Juan del Álamo cortó la única oreja del festejo I JULIÁN LÓPEZ linea-punteada-firma1

JAVIER JIMÉNEZ > Valdemorillo (Madrid) linea-pie-fotos-noticias

Román y Juan del Álamo fueron los protagonistas de la segunda de la Feria de San Blas, en la que se lidió una corrida bien presentada, pero complicada para muleta. El valenciano cuajó una meritoria actuación, en la que tiró del toro y prolongó su embestida, tras aguantar varios parones. Por su parte, Juan del Álamo consiguió el único trofeo de la tarde, tras sobreponerse a un susto con un toreo efectista. Curro Díaz, que sorteó el mejor toro, saludó una ovación tras petición.

El quinto, un toro serio y abierto de cara, volteó a Juan del Álamo cuando le estaba consiguiendo hilvanar varios naturales. Fue éste un astado que tuvo como virtud la movilidad. Tras el susto, volvió a la cara del toro con alardes al público, que tras una estocada defectuosa, pidió la oreja, que finalmente fue concecida.

El segundo, más alto y basto de hechuras, empujó de bravo en el caballo, pero tuvo muchas complicaciones, ya que nunca venía metido en la muleta. Lo intentó Juan del Álamo por ambos pitones, sin encontrar respuesta en el público. Dejó media espada trasera, desprendida y tendida. Fue silenciado.

El sexto, un ensabanado cuajado y serio, tuvo mucha movilidad, pero sin ninguna clase y estilo. Estuvo inteligente Román aprovechando la inercia del astado en los primeros compases. Faena de voluntad, que estuvo rematada por unas ajustadas manoletinas. Dejó media estocada, escuchó un aviso, el puntillero levantó al toro en dos ocasiones y todo quedó en un silencio tras leve petición.

El tercero, otro toro bien presentando, fue noble, pero que tuvo dos defectos: pararse cuando llegaba al embroque del muletazo y ponerse a escarbar. Román aguantó parones y miradas, consiguiendo tirar de la embestida del animal y conseguir muletazos de bella factura. Dejó al tecer intento una estocada atravesada. Tardó el toro en morir por la colocación de la espada y el valenciano se atascó con el verduguillo. Fue silenciado tras escuchar dos avisos.

El primero, bajo, cornilargo y serio, embistió por el pitón derecho con la cara abajo, aunque no terminó de salirse de los vuelos de la muleta. Curro Díaz lo entendió en las primeras series, dejando muletazos de gran estética. No hubo ese mismo acople por el izquierdo. Mató de una estocada que dejó al toro sin puntilla. Tras una petición mayoritaria, saludó una ovación.

La bravura del cuarto, un toro con cara pero menos cuajado, se acabó en el tercio de varas, donde realizó una destacada pelea. En la muleta, Curro Díaz lo intentó por ambos pitones con un toro simplón, que nunca transmitió. Lo mató de una estocada y saludó una ovación.

Hierro de La Palmosilla - España Plaza de toros de Valdemorillo (Madrid). Más de media plaza. Segunda de la Feria de La Candelaria. Toros de La Palmosilla, bien presentados, con movilidad pero faltos de raza y clase. Destacó el primero. Incidencias: Manuel Rodriguez ‘Mambrú’ y David Sánchez se desmonteraron tras parear al segundo. en el sexto se desmonteraron Iván García y El Sirio. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Curro Díaz, ovación tras petición y ovación.
Juan del Álamo, silencio y oreja.
Román, silencio tras dos avisos y silencio.