Imagen de la ceremonia de confirmación entre Pablo y Guillermo Hermoso de Mendoza I PEDRO BATALHAlinea-punteada-firma1

FRANCISCO MORGADO > Lisboa (Portugal)linea-pie-fotos-noticias

Se presentó en Campo Pequeno y con todas las formalidades Guillermo Hermoso de Mendoza, hijo de Pablo Hermoso, para confirmar así su alternativa, como es perceptivo entre los lidiadores de toros a caballo. En Tauromaquia hay muchas formalidades, ritos y costumbres y los profesionales hacen gala en practicarlas. Lo que ya es Historia no debe ser olvidado por los de hoy y también es así como se fortalecen más las raíces. Por tanto, fue con la ceremonia de la confirmación como empezó el festejo. Y fue el rejoneador más antiguo, António Ribeiro Telles, quien debía entregar el hierro a Guillermo, pero declinó ese rango en favor de Pablo, en un gesto de amistad y señorío, así quedó para la Historia del toreo que fue su padre el padrino en Lisboa.

Por esta circunstancia, Guillermo Hermoso de Mendoza abrió y cerró el festejo. Se presentó el joven con los nervios iniciales del momento y del escenario, pero tardó poco en soltarse, mostrando estar muy preparado para las mil batallas que tiene por delante. En banderillas, alargó distancias, citó y entró de frente para clavar en terrenos cambiados. No salió de las suertes sin que antes las rematara, como es de ley, tiene gancho con los tendidos y, sobre todo, está fresco, sin estar verde.

Confirmó todas estas perspectivas en el que cerró plaza. Un ejemplar de Passanha que tenía mucho que torear, pues se ponía un poco por delante y arreaba fuerte en los remates. La lidia fue siempre a más y terminó en clamor, toda vez que el jinete arriesgaba mucho en los encuentros. En Tauromaquia, nada es definitivo, pero predecimos que hay un nuevo príncipe en el rejoneo, segundo de la dinastía navarra y de la casa Mendoza, siempre que haya suerte y trabajo a diario.

António Ribeiro Telles cuajó una lidia vibrante al cuarto de la noche, mostrando su clase como lidiador a caballo. Dos hierros de castigo, de arriba a bajo y con verdad y un tercio de banderillas, que fue un magisterio de buen toreo. Encantó el luso por su entrega, dibujando las líneas rectas de sus encuentros con el toro, como si fuera pura matemática. Una noche que proyectó, en definitiva, a António Telles como triunfador en la plaza más importante del país.

Pablo Hermoso tuvo, como se dijo ya, una noche de muchas emociones. En su hijo repasó sus principios en Portugal, su juventud y, sobre todo, pudo quedarse orgulloso por la presentación de su descendencia. Lidió un tercero que de tan suave que era, hacía parar el tiempo, porque se podía templar en los embroques y disfrutar con los remates de las suertes y, en eso, todos sabemos que Pablo Hermoso es sublime.

Su segundo fue colaborador para las intenciones del jinete hasta el momento en que sacó a ‘Arsenio‘, un caballo que monta espectáculo con las piruetas, pero que necesita que su enemigo le venga. Como el toro se paró, la lidia vino a menos en su final.

Por último, dos grupos de Forcados, los de Alcochete y Aposento da Moita, pegaron los seis toros de la noche. Lo hicieron con brillantez, torería y emoción. Hubo buenas intervenciones de ambos lados, consagrándose también como triunfadores del festejo.

Hierro de Passanha - Portugal Plaza de toros de Campo Pequeno, Lisboa (Portugal). Festejo de temporada. Tres cuartos de entrada, en noche calurosa. Toros de Passanha,  bien presentados y colaboradores, nobles, pero algunos con poca  transmisión. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Antonio Telles, vuelta al ruedo y vuelta al ruedo con clamor, con salida a los medios.
Pablo Hermoso de Mendoza
, vuelta al ruedo en ambos.
Guillermo Hermoso de Mendoza, vuelta al ruedo y vuelta al ruedo muy aplaudida.

Quizá también puedan interesarte estas noticias:

Galería fotográfica de la corrida celebrada esta tarde en Lisboa