Juan del Álamo tras su primer toro I NTR TOROSlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Juan del Álamo se dirigía al medio Toros, después del percance sufrido en la faena de su primer ejemplar. Considera que después de la paliza y la voltereta se ha repuesto, pero continúa: ‘Cuando lo he matado, me ha apretado para dentro. No podía correr, no sé si tendré algo muscular’. En cuanto al comportamiento del animal, explica: ‘El toro ha reunido emoción, tenía esa acometimidad. Sin embargo, luego salía en línea recta’. Por otro lado, añade que también ha tenido que jugar con el aire, ‘estaba viendo que se me iba a meter para dentro’.

José Garrido habla del primero de su lote, del cual considera que le ha tenido a su merced, explica: ‘Me venía marcando por dentro y me ha arrollado. No era un toro que qui siera coger o tuviera malas ideas, pero ligar cinco o seis muletazos templados, para dentro y profundos, era difícil’. Ha concluído haciendo referencia a su percance con el capote, al que ha definido: ‘Un porrazo con la pala del pitón’.

Juan del Álamo, de nuevo, ante los micrófonos. ‘El toro era noble, pero le faltaba esa chispita para Madrid. Quizá, en cualquier otra plaza era de triunfo, pero para madrid no’. Por ello, añadía: ‘Con esa sosería era difícil constriur faena y no me ha ayudado para matar. Está muerto’. Tras el percance de us compañero de terna, él será el encargado de estoquear al sexto ejemplar de El Pilar. Considera: ‘Por suerte, porque no ha pasado nada en estos dos, ahora podré matar el sexto’. En cuanto a su lesión se siente bastante bien, ‘me han dado un analgésico y se me ha dormido un poco la pierna’ 

José Garrido ha transmitido sus impresiones con el segundo de su lote. ‘En el capote lo hizo bien cuando no se le apretó. Me comía, pero no para coger la muleta, sino para cogerme, enseguida me buscaba las corvas. Era muy difícil colocarle para el siguiente, buscaba para rebañar’. Por lo que ha insistido en que era muy complicado.  Este toro era distinto al primero que le tocó en suertes, el primero embestía con ritmo y rebañando, explicaba el diestro.

Juan del Álamo habla del último astado de la tarde. ‘Con el capote lo ha hecho muy bien, ya se le veía que podía durar poco, pero no tan poco, para construir una faena’, estas fueron sus primeras impresiones, a las que añadía: ‘Ha sido una corrida muy exigente y muy dura para mi compañero’.