Luque, en hombros, en la plaza de toros de Vic-Fezensac I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Vic-Fezensac (Francia)linea-pie-fotos-noticias

Daniel Luque se erigió en el último nombre propio de la presente feria de Vic-Fezensac al abrir la Puerta Grande del coso galo en el cierre del ciclo. El sevillano demostró el buen poso de su toreo con el paso de las temporadas y, gracias a esa convicción y conocimiento, paseó una oreja de cada uno de sus toros de un encierro de Pedraza de Yeltes, que deparó espectáculo en varas y tuvo movilidad, pero a la que faltó entrega luego en la muleta, salvo el noble primero. Miguel Ángel Pacheco, que entró por el herido Román, saludó una ovación; mientras que Juan del Álamo escuchó los tres avisos del quinto.

Rompió plaza un toro fuerte y ensillado, con mucha romana y ofensivo por delante, al que Luque saludó a la verónica. Lo mejor, la media. Tras tres pasos por el peto, el astado llegó con motor y tuvo nobleza en el último tercio por el derecho. Más vencido siempre fue por el izquierdo. Oficio y convencimiento del sevillano, que supo construir una labor firme en la que destacó, lógicamente, el toreo en redondo por la condición del astado. No escatimó tampoco en molinetes y adornos, que llegaron al tendido. La estocada desprendida puso la oreja en su mano.

Fue otro toro con cuajo y hondo el cuarto. Trató de estirarse Luque a la verónica antes de que el burel tomara tres puyazos. Complicó mucho el tercio de banderillas. Luego, Luque mostró el buen momento en que se encuentra. Faena de torero hecho, despejado de mente, en la que mostró valor y técnica para consentir al toro, con movilidad, hasta terminar metiéndolo en el canasto con firmeza. Buenos derechazos, sin apenas perderle pasos. Más complicado por la zurda, pese a ello, logró extraerle varios naturales sueltos con la ayuda de enorme mérito. La buena estocada fue la rúbrica perfecta para segurarse la oreja y, por tanto, la Puerta Grande.

Cogió la sustitución de Emilio de Justo y, a su vez Román, Miguel Ángel Pacheco tras su buena imagen con la de Dolores Aguirre el día anterior. Por ello, recibió una gran ovación tras el paseíllo. Toro largo y de imponente alzada, que dio espectáculo en varas, pues acudió cuatro veces al caballo. Se desmonteró Javier Cerrato, en banderillas. Con movilidad, lo exprimió Pacheco en varias tandas rotundas por la derecha, de mano baja. No descolgó tanto por la izquierda y el astado acabó ‘rajándose’, aquerenciado. La espada cayó caída y saludó una ovación.

Otro torazo de imponente alzada y alto de agujas, enseñando las palas y sumamente astifino. Se lució Gabin Rehabi con la montura en las tres varas que tomó el animal y saludó Daniel Sánchez con las banderillas. Luego, la faena estuvo vertebrada por el pitón derecho, porque el animal por la zurda se quedaba más en los vuelos. Apenas lo probó, desistió. Estocada contraria y cuatro descabellos. Silencio tras dos avisos.

También montado en su conformación, el segundo fue un toro más largo, también con mucha plaza. Dejó un buen ramillete de verónicas Juan del Álamo en el saludo. Protestó con genio empleándose en el caballo. Fue un astado que le costó tomar el engaño, por ello, el salmantino trató siempre de provocarle la arrancada en una faena que comenzó con la diestra, pero luego tuvo más ligazón con la zurda. Dos inoportunos desarmes, provocados por la condición del astado, que siempre tendió a cabecear. Resistió con aplomo el charro las tarascadas con mérito. Se le atragantó el acero y fue silenciado tras dos avisos.

Cornalón y muy ofensivo de pitones, el quinto se partió una mano durante el primer encuentro con el peto del caballo. Salió en su lugar un sobrero también del hierro salmantino, serio y con cuajo, pero no tan agresivo por delante. Juan del Álamo lo probó por ambos pitones y se decantó por la mano zurda, por dónde llegaron los momentos más lucidos del trasteo. No mantuvo la misma intensidad al volver a la diestra en un trasteo de larga duración. Tras un pinchazo y media desprendida, se le atragantó el descabello reiteradamente y cayeron los tres avisos. 

Hierro Pedraza de Yeltes - España Plaza de toros de Vic-Fezensac (Francia). Última de feria. Dos tercios de entrada. Toros de Pedraza de Yeltes, el quinto como sobrero, muy serios, varios de ellos, ofensivos por delante. Deparó espectáculo en el caballo todo el encierro, pero luego en el último tercio, aunque se movió, le faltó entrega y calidad, salvo el 1º, más noble. Incidencias: En el sexto, se desmonteró Daniel Sánchez, en banderillas. Javier Cerrrato hizo lo propio en el 3º. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Daniel Luque, oreja en ambos.
Juan del Álamo, silencio tras dos avisos y silencio tras tres avisos.
Miguel Ángel Pacheco, ovación y silencio tras dos avisos.