icono-sumario Se perfiló a distancia para entrar a matar, el toro echó la cara arriba y golpeó al torero en el vientre para desequilibrarlo y pasarle por encima una vez en el suelo


Vídeo del percance de Pablo Aguado I JOSÉ MIGUEL ARRUEGOlinea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Gijón (Asturias)linea-pie-fotos-noticias

Se movió con temperamento el tercero, que embistió mejor cuando viajó sometido en las telas que cuando iba a su aire, porque tendió a derrotar y violentarse. Aguado, que se presentaba en Gijón, principió faena con mucha enjundia antes de dejar con la zurda los mejores momentos de su actuación, dos series de naturales que fueron jaleadas por el público asturiano. Se perfiló a distancia para entrar a matar, el toro echó la cara arriba y golpeó al torero en el vientre para desequilibrarlo y pasarle por encima una vez en el suelo. Pasó a la enfermería después de acabar con él y recoger una cálida ovación.

Tras pasar por la enfermería, donde fue atendido de distintas contusiones en el rostro, Aguado lidió al sexto, un colorado que exigió al torero sevillano desde el saludo capotero. A pesar de estar maltrecho hizo un esfuerzo considerable por imponerse a un animal que no le regaló nada y, muy arropado por un público que no cesó de alentarle dio consistencia a una obra de mucho mérito en la que sobresalieron dos series con la mano zurda, enfibradas y con carácter. La espada le dejó sin premio pero la ovación fue de las grandes.

Parte médico de Pablo Aguado: ‘Traumatismo en zona paretal izquierda con abrasión cutánea. Exploración neurológica estado de conciencia normal. Abrasiones en cuello y mano derecha. Contusión en hombro derecho y codo izquierdo. Pronóstico leve’, firmado por el Dr. Luis Javier Álvarez.

Vídeo de la faena de Aguado al sexto | JOSÉ MIGUEL ARRUEGO

VÍDEO DE LA FAENA DE MORANTE DE LA PUEBLA

VÍDEO DEL TRIUNFO DE EL JULI

SECUENCIA FOTOGRÁFICA DEL PERCANCE DE AGUADO

Quizás también puede interesarle:

Lección de Ventura; sorprende Joao Telles

Clase magistral de Ventura

Ferrera y Álvaro Lorenzo, doble Puerta Grande