El Fandi triunfó con fuerza en Palma I PRENSA FANDIlinea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Fue una noche de gran ilusión en el Coliseo Balear, que registró un entradón en el retorno a los toros a Las Islas Baleares. Morante, El Juli, El Fandi y Manzanares hicieron el paseíllo bajo una expectación desbordante, un rotundo éxito después de todas las trabas administrativas que ha habido que vencer y un espaldarazo a La Tauromaquia por parte de la afición isleña y peninsular, que también se desplazó hasta Mallorca en un buen número y que gritaron ¡Libertad! antes de que las cuadrillas rompieran el paseíllo.

El Fandi fue el triunfador de un espectáculo con sabor a reivindicación. El de La Tauromaquia en las islas. Formó un alboroto en el granadino en el tercero, un gran toro de Virgen María para el que se pidió con fuerza el indulto y que fue premiado con la vuelta al ruedo. Tuvo el toro alegría, prontitud y una embestida boyante que lució el torero en todos los tercios ante la albarabía del público. Faena versátil, variada y alegre de un torero que empatizó a la perfección con los tendidos que dedicaron una sonora bronca al palco por denegar el perdón de la vida del astado. Luego sumó otra oreja más en el séptimo por otra faena de parecido corte aunque sin la misma intensidad.

Tuvo buen son, calidad y recorrido el segundo y El Juli aprovechó su condición en una faena de mucha plasticidad, encajado y vertical, acompañando con gusto la embestida del animal. El acero le privó de pasear premio. Luego cortó una oreja del sexto al que meció con el capote y empujó para delante con el trapo rojo en una labor de mucho fondo, porque nunca apretó al animal para potenciar su recorrido y duración.

Manzanares cortó la oreja del cuarto, otro buen toro al que el alicantino muleteó de modo elegante, con ritmo, especialmente por el lado diestro, antes de rematar su faena con una estocada tan contundente como acostumbra. Luego estuvo entonado en el que cerró el festejo, donde pudo sumar algún trofeo más de haber manejado el acero con más certeza.

Morante dejó breves apuntes con el primero, sobre todo con la mano zurda, pero el astado pronto echó el cierre y el sevillano abrevió con la muleta antes de fallar con los aceros. El quinto, con el hierro de Parladé, tuvo poco fondo. Morante inició faena de modo sutil, preciosos los ayudados por alto, le puso naturalidad y torería a la obra, incluso fue volteado sin consecuencias. El público le agradeció la dedicación.

GALERÍA DEL FESTEJO DEL REGRESO DE LOS TOROS A PALMA

Hierro de Juan Pedro Domecq - España Coliseo Balear. Casi lleno. Toros de Juan Pedro DomecqParladé (5º) y Virgen María (1º, 2º 3º, de nombre ‘Oreado’, premiado con la vuelta al ruedo y 4º) de distinta presentación y juego diverso. Hierro de la ganadería de Virgen María
Morante de la Puebla, silencio y ovación
El Juli, ovación y oreja
El Fandi
, dos orejas y oreja
José María Manzanares
, oreja y ovación

Quizás también puede interesarte:

Los toros regresan a Baleares por todo lo alto

El TC restituye las corridas de toros con muerte en Mallorca

Baleares SI quiere toros