Vídeo resumen del festejo matinal I SIMON CASAS PRODUCTIONlinea-punteada-firma1

MICA CRESSENTY > Nimeslinea-pie-fotos-noticias

Ponce cortó la única oreja en la segunda matinal de Nimes, donde bordó el toreo en un faenón al cuarto de Victoriano del Río. Ureña no tuvo opción en su regreso tras la grave cornada de Palencia, mientras que Aguado mostró su personalísimo concepto y su torería en el manejable sexto aunque perdió premio con la espada.

Durar en el toreo está al alcance de unos pocos y tres décadas menos todavía. Ponce no solo lo consiguió sino que volvió a demostrar en Nimes por qué dura tanto su idilio con el público galo. Con un toro sin celo de salida, el maestro volvió a cambiar el plomo en oro. Su sabiduría hizo embestir al animal y le cortó un apéndice.

Ponce sólo pudo dejar detalles de gran clase con el Victoriano Del Río que abrió plaza. Le faltó fuerza al astado y por eso no pudo llegar a los tendidos el trasteo del maestro de Chiva.

Pablo Aguado tuvo que lidiar al sobrero del mismo hierro, ya que el titular fue devuelto por flojo. El puntito de violencia del astado impidió el lucimiento del diestro. El sexto fue un toro manejable con el que Aguado pudo expresar su concepto del toreo. Las mejores tandas fueron sobre la diestra. Sin embargo, falló a la hora de matar y todo quedó en silencio.

Ureña tuvo que componer con un oponente algo soso en segundo lugar, lo que dejó al público un poco frío con él en su regreso a los ruedos tras la grave cornada de Palencia. Con su concepto depurado, le instrumentó tandas de buena factura por ambos pitones. Dio una vuelta al ruedo después de una petición que no fue suficiente para convencer al palco. Paco Ureña se las vio con un animal sin fondo en quinto lugar. El murciano insistió pero en vano. Ovación.

FOTOGALERIA DE LA CUARTA DE LA VENDIMIA DE NIMES

Hierro de Victoriano del Río - España Coliseo de Nimes (Francia). Cuarta de la Feria de la Vendimia. Dos tercios de entrada. Toros de Victoriano Del Río, de juego desigual. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Enrique Ponce, silencio y oreja;
Paco Ureña, vuelta al ruedo y ovación;
Pablo Aguado, silencio y silencio.

Quizá también pueda interesarte

Sorprende Solalito en su debut con picadores