Vídeo resumen de la tarde de El Fandi en Pontevedra I MARIBEL PÉREZlinea-punteada-firma1

MARIBEL PÉREZ > Pontevedra (Galicia)linea-pie-fotos-noticias

Si Galicia es ‘terra de meigas’, El Fandi embrujó a las hechiceras galegas hasta abrir la Puerta Grande en la primera de ‘La Peregrina’. Con un ‘conxuro’ de variedad capotera, de atléticas facultades en banderillas y variado repertorio para conquistar Pontevedra cortando dos orejas, una de cada uno de sus toros, en una tarde en la que el coso de San Roque registró una gran entrada demostrando que Galicia sigue siendo taurina por más que les pese a los malévolos ‘bruxos’ antis. La magia blanca la desplegó un poderoso Ventura en un magnífico faenón al cuarto, al que sólo un ciego palco negó el merecidísimo doble trofeo solicitado masivamente por el respetable gallego. La bronca al empecinado ussía se escuchó hasta en El Puerto. Una oreja y dos vueltas al ruedo, con petición de una tercera, fueron premio injusto para el jinete. A Pablo Aguado le tocó bailar con las más feas del desigual lote de El Torero.

Espectacularmente saludó El Fandi con varias largas cambiadas, verónicas a pies juntos y chicuelinas al buen segundo, armónico y de buenas hechuras, que tuvo calidad de salida y al que llevó al caballo galleando por chicuelinas. Se empleó el toro en un puyazo y después siguió El Fandi con más variedad capotera con gaoneras y tafalleras rematadas con una serpentina. Puso la plaza boca abajo en un brillante tercio de banderillas exhibiendo sus poderosas y atléticas facultades ante un toro que tardeó. Siguió poniendo toda la carne en el asador comenzando la faena de rodillas en series con la derecha ante un astado de buena condición, pero que llegó al último tercio con las fuerzas justas fruto del empleo de los tercios anteriores. Le dio tiempos El Fandi, de forma acertada. Por el izquierdo protestó e intentó irse a tablas. El granadino terminó su labor en cercanías con un toro ya muy exprimido. Estocada algo caída y descabello. Así paseó la primera oreja de la tarde.

Tres largas cambiadas, verónica rodilla en tierra y lances templados fueron la tarjeta de visita con que recibió El Fandi al precioso burraco que hizo quinto, que se empleó con bravura en el peto. Vistosas zapopinas en el quite antes de otro tercio de banderillas de enormes facultades que volvieron a poner el coso de San Roque a revientacalderas. Buen toro, de gran duración, al que el granadino firmó un largo trasteo efectista que conectó mucho con el público. Media estocada. Oreja.

El palco se erigió en protagonista y negó un faenón de rabo a Ventura. Dos rejones de castigo colocó Ventura al buen cuarto, al que firmó una magnífica obra, de auténtica figura del toreo a caballo. Buena fue la batida al pitón contrario con ‘Lío’ en una labor que fue un verdadero ídem. Muy cosido llevo al toro con ‘Bronce’ con gran mérito y temple para después poner dos excelentes pares sin cabezada con esa joya llamada ‘Dólar’. Remató la obra de un rotundo rejonazo y de forma incomprensible sólo fue premiado con una oreja a pesar de la mayoritaria petición. Oreja y dos vueltas, y petición de una tercera, con sonora bronca al palco.

Abrió plaza un toro de Guiomar Cortes Moura que salió de toriles manseando y barbeando tablas. Un solo rejón de castigo le puso Ventura con ‘Bombón’, para después encelarlo y llevarlo muy cosido a la grupa con ‘Fino’, que firmó una doble pirueta de mérito en la cara del astado. Buenísimo el trincherazo por los adentros y también ejecutando la hermosina. Tuvo que hacerlo todo el jinete, que metió en la canasta al manso en una labor importante en la que brilló también con ‘Remate’ con tres violines encadenados. Medio rejonazo y un certero descabello echando pie a tierra. Ovación.

Desmayado y con relajada figura, a compás y con mucho temple toreó a la verónica Pablo Aguado al tercero, otro toro bien presentado y armónico pero manso. No tuvo suerte Aguado ante un toro que desde que comenzó la faena de muleta salía desentendido y huyendo de la franela. Aún así, el diestro pudo firmar muletazos con naturalidad y mucha suavidad, con torería y sabor. Sin embargo, no tuvo opción con un toro que puso muchas complicaciones a la hora de ejecutar la suerte suprema.

Con torería y cargando la suerte, saludó Aguado a la verónica al sexto, que se lastimó una mano tras darse dos costaladas. Muy dispuesto y gustándose lanceó Aguado al sobrero burraco que hizo sexto, del hierro titular, que adoleció de fuerza desde su salida y al que apretaron en varas. Muy endeble llegó a la muleta, pese a lo cual el sevillano esbozó una labor suave sin obligar a su oponente, ya que éste perdía las manos. Lo intentó Aguado pero la obra no pudo tener conjunción por ese motivo. Estocada casi entera.

Hierro de El Torero - España Plaza de toros de Pontevedra (Galicia). Primera de la Feria de la Peregrina. Más de tres cuartos de entrada. Dos toros de María Guiomar Cortes de Moura (1º y 4º) para rejones y cuatro de Toros de El Torero para la lidia a pie, bien presentados, y de juego desigual. Hierro de María Guiomar Cortés de Moura - Portugal
Diego Ventura, ovación y oreja con fuerte petición de la segunda y dos vueltas al ruedo (bronca al palco);
David Fandila ‘El Fandi’,
oreja y oreja.
Pablo Aguado,
silencio y palmas.

Quizás también puede interesarle:

Palomo Linares y Pontevedra, un idilio eterno

Espartaco: ‘Pontevedra ha sido una de las plazas más importantes de mi vida’

La Pontevedra taurina vibró con la cantera