MARIBEL PÉREZ

Madrid (España)“Por fin se ha hecho justicia”.Después de nueve años de sufrimiento, como consecuencia del brutal ataque que sufrieron los caballos de su cuadra, en el que perdieron a seis equinos, los hermanos Luis y Antonio Domecq se sienten satisfechos aunque moralmente no aliviados tras haber conocido la sentencia que ha condenado a José Miguel Callejón Amorós, padre del rejoneador José Miguel Callejón, a dos años y tres meses de cárcel además de a pagar una indemnización de 508.960,44 euros por el Caso Domecq.

Antonio Domecqno oculta su satisfacción a mundotoro:“Es una sentencia magnífica para nosotros, porque después de nueve años de sufrimiento, por fin se ha hecho justicia. Nosotros lo que queríamos era que se supiera quién había sido el culpable y al final ha sido se ha reconocido. La Guardia Civil ha hecho un trabajo magnífico y tanto mi hermano como yo le damos las gracias.”

Sin embargo, para Antonioel daño moral ha sido irreparable. Tanto es así, que cada vez que hace el paseíllo, el jinete  afirma padecer ‘psicosis’ por sus caballos de vuelta a casa:“Estamos muy contentos por la sentencia, pero es evidente que el sufrimiento que hemos pasado no nos lo quita nadie, y casi a mí más que a mi hermano, que yo sigo en activo. Cada día que toreo tengo el sufrimiento después que termina la corrida hasta que no llegan los caballos a casa, porque desde aquel día se me ha creado una psicosis de que pueda volver a ocurrir. Por eso, cuando toreo estoy deseando llegar a casa, porque para mí es un sinvivir. Pero a pesar de todo, estamos satisfechos: por fin se ha condenado al inductor de los hechos.”

En términos similares se manifiesta su hermano Luis, que asegura estar “contento” con la sentencia, a pesar de que el daño moral nunca podrá ser recompensado:“Se ha hecho justicia, aunque el daño moral no nos lo paguen nunca. Lo que nosotros queríamos era que todos supieran quién era el culpable, porque nunca quisimos nombrarlo, aunque desde el principio supimos que eran ellos.”

Luis Domecqasegura que estos nueve años han sido muy duros: “Siempre dijimos que no entendíamos cómo hay personas que son capaces de hacer algo así. Y nunca creímos que nuestra lucha fuera tan dura. Hemos esperado muchos años y al final Dios ha estado con nosotros. Ha sido duro, tanto moral como económicamente. Ver sufrir así a los caballos fue un palo fuerte y no se lo deseo a nadie.”

Sobre el condenado, a quien han visto en el juzgado, Luisafirma:“Somos personas civilizadas, y el cruzarnos con él lo hemos llevado lo mejor posible, aunque lógicamente ha sido duro. Sin embargo, sí tuvimos el apoyo de mucha gente, aunque también hubo gente que estuvo en contra, por ejemplo, no recibimos ni una sola llamada de la Sociedad Protectora de Animales. Ahora que hay que defender la Fiesta, ¿por qué no estaban allí para dar la cara?,”termina lamentándose el rejoneador.