icono-sumario  ‘Quiero entrar en las plazas de primera, pero me lo tengo que ganar en el ruedo’

Maxime Solera la pasada campaña I MUNDOTORO linea-punteada-firma1

SERGIO RECUERO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

‘Quiero estar en el circuito de las duras, no es por obligación’, claro y rotundo se pronuncia el novillero francés Maxime Solera ante la pregunta sobre su futuro, el de un chico de 24 años, que empezó en la Escuela de Arles a los 16 años para debutar sin picadores a los 20. A partir de ahí, una odisea de kilómetros y plazas a sus espaldas.

‘Con la Escuela de Arles toreé muy pocas novilladas, y todas de un novillo. Entonces decidí irme a Portugal, y allí entrené con el maestro Victor Mendes durante cuatro meses, me sirvió de mucho’ fue allí, durante su estancia en Portugal donde conoció a Enrique Guillén, el apoderado que le devolvió la sonrisa, consiguiéndole hasta 20 novilladas sin picadores y hacerle debutar con picadores en 2016, en Marchamalo (Guadalajara).

A raíz del debut en España, surgieron nuevas contrataciones, y las tardes fueron efectivas, en Ceret dejó una notable imagen en la novillada de Raso de Portillo y en España consiguió triunfos como el de la feria de Peralta, Baeza, Mejorada del Campo y Solanillos del Extremo, entre otros. Lo que le hace afrontar una temporada 2018 con objetivos altos.

‘Empiezo en Beziers, después tengo Vergezé, Aire Sur L’ Adour, dos tardes en Boujan, Ceret e Istres, de momento está bien, pero quiero entrar en los certámenes de Arnedo, Calasparra, Villaseca de la Sagra, Arganda del Rey… para competir’ confiesa el fracés, quien no descarta la posibilidad de presentarse en plazas de primera: ‘Quiero entrar, pero me lo tengo que ganar en el ruedo’.

Este invierno ha sido fructífero para el novillero, quien se ha preparado en Barcelona, toreando de salón y saliendo al campo en numerosas ocasiones, poniéndose a punto para sus primeros compromisos.

ASÍ TOREA MAXIME SOLERA