Diego San Román, al natural, en la plaza de toros de Villaseca I MUNDOTOROlinea-punteada-firma1

JAVIER JIMÉNEZ> Villaseca de la Sagra (Toledo)linea-pie-fotos-noticias

No pudo tener mejor inicio la XX edición del Alfarero de Oro. Diego San Román, que paseó una oreja de cada astado de su lote, salió por la Puerta Grande, tras destacar con un novillo bravo y, sobre todo, en un recibo de capa a la verónica al sexto. Gran tarde del mexicano con una extraordinaria novillada de La Quinta, por hechuras y comportamiento, que levantó pasiones entre el público, que obligó al mayoral a dar una vuelta al ruedo después del festejo. Destacada actuación de Ignacio Olmos, que paseó una oreja, y Rafael González.

El encastado tercero dio emoción y repercusión a todo lo que pasaba en el ruedo.  Exigente y sin perdonar ningún error el astado llevó la emoción al tendido. Muy seguro estuvo con él Diego San Román que cuajó un asentada faena con pasajes brillantes como un cambio de mano eterno, varios pases de pechos y el final por ayudados por alto. Dejó una estocada al primer intento y paseó oreja.

La plaza de toros de ‘La Sagra’ vibró en los primeros tercios del sexto. Desde el monumental recibo a la verónica de Diego San Román con la pierna alante, jugando la cintura y el pecho hasta los pares de banderilleras de Trujillo, pasando por el tercio de varas de Tito Sandoval. Sin embargo, a la embestida, aunque noble, del novillo de La Quinta le faltó más emoción y pujanza. Faena medida en el tiempo, en la que se volvió a ver a un Diego San Román seguro, lleno de valor, pero con muletazos de gran ejecución. Dejó una estocada y paseó una oreja. El novillo fue ovacionado en el arrastre.

El quinto, bravo en varas aunque mal picado, fue un astado bueno, sobre todo, por el derecho, pero sin ser fácil. La altura de la muleta en el cite y esperar en el momento del embroque fueron las claves de una faena, en la que Ignacio Olmos brilló sobre la diestra. Dejó una estocada baja y paseó una oreja. El novillo fue ovacionado en el arrastre.

El segundo, bajo y con cuello, fue un gran novillo cuando se embrocaba la embestida adelante y se llevaba muy templado hacia atrás. Por el izquierdo, planeó sobre el ruedo de ‘La Sagra’.  Ignacio Olmos destacó al natural y en los doblones en el inicio y final de faena. Se atragantó con la espada y el verduguillo. Silencio para el torero y gran ovación para el novillo.

El novillo que abrió plaza, un auténtico ‘dije’ en hechuras y tipo, fue un novillo bueno, con humillación, son y profundidad por ambos pitones, al que sólo la falto el último tranco para ser excepcional. Rafael González cuajó tandas bien estructuradas, de muletazos largos y con la mano baja. Las series eran de diez muletazos por abajo. Sin embargo, el fallo con la espada imposibilitó el corte de un posible trofeo. Saludó una ovación.

El cuarto, más basto de hechuras, fue deslucido e incluso trazó en varias ocasiones la cornada a Rafael González, que sacó oficio y recursos en una faena de largo metraje. Terminó la faena en terreno de cercanías. No estuvo acertado con la espada. Palmas.

Hierro La Quinta - España Plaza de toros de Villaseca de la Sagra (Toledo). Primera del Alfarero de Oro. Tres cuartos de entrada. Novillos de La Quinta, de excelente presentación y juego. Destacaron el noble primero, el buen segundo y quinto, el bravo tercero y el noble sexto. Incidencias: Al finalizar el paseíllo, sonó el himno nacional. En el quinto, en banderillas, se desmonteró Rafael González. Tras el festejo, el mayoral de La Quinta dio la vuelta al ruedo. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Rafael González, ovación y palmas.
Ignacio Olmos, silencio y oreja.
Diego San Román, oreja y oreja.

Quizá también puedan interesarte estas noticias:

Galería fotográfica de la corrida celebrada esta tarde en Villaseca de la Sagra