icono-sumario ‘Esperaba albotoro, pero no todo el impacto que se ha generado’, comenta esta joven pionera de 21 años que ejercerá, por el momento, todo agosto en la primera plaza del mundo

Rocío López entrega su primera oreja como alguacililla, el pasado jueves, en la final del ‘Cénate Las Ventas’ I JULIÁN LÓPEZlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

En la playa, alejada a pesar de un móvil que echa humo, –‘esperaba albotoro, pero no todo el impacto que se ha generado’Rocío López trata de descansar después del gran día, al tiempo que espera al próximo domingo. Repetir su gran sueño. Su segundo festejo en Las Ventas como alguacililla. La primera mujer de la Historia. Una pionera de sólo 21 años. ‘Ser alguacililla en Madrid es un orgullo por la educación taurina que recibí de mis padres’.

Estudiante de auxiliar de veterinaria, Rocío es una apasionada del caballo, del toro, de los animales, pero sin perder nunca la perspectiva. ‘Me da rabia que no comprendan que los taurinos amamos a los animales muchísimo, pero, a pesar de ello, no dejan de ser animales, al servicio del ser humano y no al revés, jamás se pueden humanizar’, responde con contundencia pese a su bisoñez.

Así se lo inculcaron desde pequeña sus padres: ‘Aunque no tenemos antecedentes taurinos dentro de la profesión, pertenezco a una familia muy taurina, me enseñaron este mundo y me llevaron a los toros desde muy pequeña para que lo conociera por mí misma, sin imposiciones, yo quise aprenderlo y me inculcaron sus valores, siempre he querido conocerlo’.

De su otra gran pasión, los caballos -monta ‘prácticamente desde que era una cría’-, surgió la idea de ser alguacil. ‘Son mis dos pasiones y traté de unirlas, así empecé con 18 años a ejercer de alguacililla en Casarrubios, El Álamo, Ledesma, Béjar, Illescas… Hace unas semanas, Fran, el alguacil de Las Ventas, me comentó que tenían que operar a su compañero Álvaro y que, ya que tenía el traje yo y conocía la profesión, que era la sustituta perfecta, reconozco que me hizo mucha ilusión, así que se lo propuse a la empresa y a ellos les pareció una gran idea, sobre todo, porque era la primera mujer y era una manera de derribar otro tópico en un mundo de hombres‘, rememora el camino a su sueño.

Estaba preparada. Era evidente. Pero, ¿qué necesita, qué se pide a alguien que quiere ejercer como algualcil en una corrida de toros? ‘No hay una reglamentación obligatoria que se exija, evidentemente tienes q saberte el reglamento a conciencia y su aplicación, también tienes que manejarte con soltura montando a caballo y, sobre todo, por encima de todo ello amar la Tauromaquia, sin olvidar lo que hablábamos antes, que el toro es un animal y su comportamiento es impredecible, puede saltar al callejón por ejmplo, y eso implica unos riesgos que asumir’.

Unos riesgos que asumirá, como poco, durante todo este agosto de canícula. ‘No sé si será algo eventual o ya definitivo, por el momento, sólo me han confirmado que será la alguacililla durante todo este mes, a partir de ahí, todo lo que llegue… estaré encantada de alargar más mi sueño‘, concluye con la ilusión de ese niño con zapatos nuevos.


Quizás también te pueda interesar este otro reportaje:

Rocío López, primera mujer alguacil de la Historia de Las Ventas