Rouxinol destacó en el aniversario de Murteira Grave I PEDRO BATALHA  linea-punteada-firma1

FRANCISCO MORGADO > Lisboa linea-pie-fotos-noticias

Hace setenta y cinco años hacía su presencia en los ruedos la ganadería Grave, más conocida en España por los Murteiras y que en su historia se tornó, de entre las lusas, en una de las más destacadas en la creación de bravo. Uno de los hijos de su creador, Joaquim Grave la tomó en sus manos hace unos años y por su amor al campo de bravo y sus conocimientos académicos, consiguió centrarla en los tiempos de hoy. Le dio fijeza, durabilidad, un cierto picante, pero también clase y nobleza. Como siempre acontece en esto de los toros y mucho en tauromaquia, “hay para to…”, pero en esta noche de aniversario en Campo Pequeño, salió una corrida muy interesante, con matices pero con exigencia en su lidia, destacándose por su fijeza y durabilidad.

Se armó un cartel de jóvenes, todos con argumentos para competir y plantar cara a los Graves, saliendo el más destacado de la noche el que cerraba la terna.

Luís Rouxinol Jr. armó un alboroto en la lidia del tercero de la noche. Una puerta gayola que le salió perfecta y un segundo rejón de castigo clavado en lo alto y arrimado en su encuentro en los medios de la plaza, fueron el aperitivo a una lidia que fue redonda y emotiva. Andando con solvencia con su enemigo por detrás y llevándole embarcado en el estribo, el joven jinete, alargó distancias, entró de frente, atacando en los momentos ciertos para clavar ceñido y rematar con elegancia y gusto. Un triunfo muy importante a marcar puntos en su carrera. Su segunda lidia fue más de corazón do que de importancia artística, pero la disponibilidad y el querer quedaron intactos a quien tiene mucho tiempo por delante.

João Telles, que esta noche fue director de lidia, tuvo una noche con intermitencias. Tardó en centrarse con sus toros y sobretodo eligió un tipo de lidia que, por ventura, no era la más indicada. En los rejones de castigo, alivió en los encuentros y algunas banderillas colocadas al pitón contrario, necesitaron de algunas entradas para concretizar sus intenciones. Apenas en un par de encuentros tuvieran su sello habitual, lo que fue poco a quien tiene la temporada hecha con buenas actuaciones.

Francisco Palha no se encontró a gusto en su primera actuación. Fue devuelto el titular por tener un cuerno partido, lidiando entonces el que sería quinto de la noche. Por eso recusó la vuelta que la dirección de la corrida le concedió. Exigencia que siempre impone a si mismo y que aplaudimos. Efectivamente, el jinete tardó en encontrar los caminos a los que fue los menos colaboradores del encierro. Al quinto, primer sobrero reseñado en el sorteo, pudo expresarse más a gusto, dentro de lo que es su tauromaquia y su forma de lidiar. Ligándose, colocando con esmero y alargando distancias. Sus rejones de mayor clamor, fueron obtenidos cuando esperó a corta distancia la arrancada de su enemigo. Encuentros muy ceñidos y remates con maestría.

Para pegar esta corrida se perfilaran los grupos de Santarém y Coruche. Fue como se esperaba una corrida dura con los Graves a marcar exigencia a los forcados. Las mejores intervenciones fueron las de Lourenço Ribeiro por Santarém y José Tomás por Coruche.

 

Hierro de Murteira Grave - Portugal Plaza de Campo Pequenho, Lisboa (Portugal). Tres cuartos de entrada. Seis toros de Murteira Grave, bien presentados y que dieran clase a lo espectáculo. Destacó el tercero, cumpliendo con merito los restantes. logo-mundotoro-fichas-crónicas
João Telles, vuelta y vuelta.
Francisco Palha, ovación y vuelta.
Luis Rouxinol, vuelta y vuelta.