Video resumen de la novillada de El Pilar I PLAZA 1 linea-punteada-firma1

JOSÉ MIGUEL ARRUEGO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Era, en teoría, una de las novilladas de más garantías de este primer tramo de temporada, pero a la postre resultó el envío de menos opciones de esta primavera madrileña. Un encierro muy desigual de hechuras, con el común denominador de la falta de raza y fuerza y con dos animales, cuarto y sobre todo quinto, con genio y guasa. Primero y sexto, que serían los novillos medios de cualquier novillada buena, fueron hoy los menos malos de un decepcionante lote de El Pilar.

Destacó el concepto de Sergio Felipe, que cuajó al primero la faena de más entidad del espectáculo, mientras el debutante mexicano Héctor Gutiérrez, con lote infame, dejó constancia sin embargo de su notable manejo capotero, tanto en el saludo al segundo como en sendos quites a los novillos de su compañero. Por su parte, la vuelta al ruedo que dio Alfonso Ortiz, que también se presentaba, sólo servirá para la estadística.

Meció con cadencia Sergio Felipe la embestidas del primero con el capote. Lances suaves, muy embraguetados, sin terminar de sacar los brazos, que cotizaron tanto como luego su faena, firme de planta, y de angosto y emocionante embroque al presentar la muleta un punto retrasada. Fue una pena que el animal, pronto y obediente, no terminara de descolgar y perdiera celo entre un muletazo y otro, porque la faena hubiera ganado en hondura y continuidad. Saludó tras una buena estocada que completó una actuación más que entonada. Más fuerte y amplio el cuarto, un castaño muy deslucido, que midió y se vino al paso para terminar acostándose en cada embroque. Sergio Felipe, que no tuvo opción alguna, al menos pudo matarlo con guapeza.

Regresó a los corrales el segundo y en su lugar salió un sobrero de Sánchez Herrero muy en Aldeanueva, hondo y con cuajo, que ya en los primeros tercios se venció por el pitón derecho. Mantuvo la misma tónica en la faena de muleta de Héctor Gutiérrez, que lo había lanceado con apostura y cadencia, y nunca se descompuso a pesar de los constantes avisos del animal. Siempre muy cruzado, tanto que el animal le tropezó varias veces con los cuartos traseros, la faena del mexicano resultó sólida, sin renuncias y ayuna de alivios. La mejor muestra fue lo entintado en sangre que acabó el terno.

El quinto fue el más basto y también el más complicado. De esta y de muchas tardes. De salida cogió de lleno a Hector Gutiérrez que se salvó de milagro de un serio percance, porque el de Moisés Fraile lo tuvo a merced contra las tablas. Los derrotes le dejaron varias contusiones y un puntazo en el muslo que no le impidieron continuar la lidia aunque al final de la misma ingresó por su pie en la enfermería. A la muleta llegó el animal muy avisado, buscando hacer presa constantemente. El hidrocálido sorteó con tablas tanto infortunio y lo mató con decoro.

El tercero, más suelto de carnes, le faltó fortaleza. La faena de Alfonso Ortiz apenas pudo pasar de apuntes que por la endebles del astado no se llegaron a concretar. De mejores hechuras el castaño sexto, tuvo nobleza pero le faltó empuje y raza para terminar de desarrollar la condición que se le intuyó. Alfonso Ortiz dejó algún muletazo de buen embroque sobre la mano derecha dentro de un conjunto que, debido a las condiciones del animal, no tuvo eco en el tendido.

Hierro de El Pilar - España Plaza de toros de Las Ventas. Novillada de temporada. Un cuarto de plaza. Novillos de El Pilar, desiguales de hechuras, de poca fuerza y escasas opciones. Complicado el cuarto, peligroso el quinto. Primero y sexto dejaron estar más. Un sobrero de Hermanos Sánchez Herrero (2º), deslucido. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Sergio Felipe, ovación y silencio.
Hector Gutiérrez, silencio y ovación cuando se retiraba a la enfermería.
Alfonso Ortiz, silencio y vuelta por su cuenta.