icono-sumario El sevillano regresa a Madrid, donde hará tres paseíllos en la primavera venteña

Aguado pasea la oreja cortada en la pasada Feria de Otoño I PLAZA 1linea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Pablo Aguado se ha convertido, en unos meses, en una de las ilusiones del escalafón. Su personalidad, su gusto y sus formas calan entre los aficionados que lo van descubriendo. Plaza 1 le dio la oportunidad de confirmar en la Feria de Otoño tras la baja de Ureña y cortó una oreja esa tarde. Después vendría Fallas al inicio de año, donde convenció a todos, y ahora por delante, tres tardes en Las Ventas.

-Siempre es bonito torear una fecha como la del Domingo de Resurrección. Será en Madrid y con toros de El Torero, ganadería de la que indultó ya un ejemplar a finales de marzo en Morón. ¿Mayor aliciente aún para la cita?
-Madrid de por sí siempre supone un punto especial en la temporada y más, en este caso, con un cartel que ha tenido tanta aceptación.

-Después del indulto, con mejores sensaciones no puede llegar.
-La verdad que el poder indultar un toro de la ganadería que voy a torear en Madrid me da moral y me da más confianza aún en mí y en la ganadería. Echó un toro extraordinario y como torero pude disfrutar a lo grande. Además de mis buenas sensaciones, lo importante es que el público disfrutó y salió la tarde redonda. Ahora, que salga uno igual en Madrid.

-¿Le ha preguntado al ganadero si lleva alguno de la misma familia a Madrid?
(Risas). No, no se lo he preguntado pero independientemente del indulto, ya de antemano se sabe que es una extraordinaria ganadería.

-El pasado año terminó con cinco festejos y la confirmación a última hora en Las Ventas en Otoño. Plaza 1 te dio una oportunidad, cuando parecía que la temporada se escapaba tras una buena actuación en Sevilla y la aprovechó dejando tu sello y cortando una oreja. Este 2019 ha dejado desde el principio su personalidad en la Feria de Fallas, donde cortó otro apéndice y ahora por delante tres tardes cerradas en Madrid, Sevilla…
-En el toreo siempre se ha dicho que te puede cambiar la vida de un momento a otro, tanto para lo bueno como para lo malo. En este caso ha sido para bien y hay un contraste grande de esta temporada con la pasada. El toreo es a largo plazo, lo complicado es mantenerse.

-Cartel de andaluces, cartel de toreros con personalidad y toreros de arte. Rivalidad sana de tres jóvenes con mucho que decir.
-Por supuesto, a los tres nos gusta realizar un toreo más o menos parecido, con matices pero parecido y eso nos motivará a ser el mejor. Se nota en el ambiente y en los mentideros taurinos la aceptación por la tauromaquia de los tres.

-Confirmó en Otoño con una oreja y arrancó en Valencia con otra oreja. ¿Cómo ha sido la transición este invierno de acabar arriba para poder empezar arriba?
-He tenido este invierno mucho campo y eso para un torero es fundamental. Aunque mi nombre ahora suene un poco más, te recuerdo que yo acabé el pasado año con cinco corridas y dos fueron en plazas de primera. Un torero necesita campo y torear, necesita encontrarse frente a frente con un animal. Además al acabar cortando una oreja en Madrid sabía que el comienzo de esta temporada iba a disfrutar de mayores oportunidades y así está siendo, eso te ayuda a levantarte cada mañana con mayor ilusión para ir al campo.

-Si ocurre algo importante ese Domingo de Resurrección, Madrid puede esperarle con mucha expectación para San Isidro.
-Aquí hay que ir partido a partido y en la primera que toca triunfar es la del Domingo de Resurrección. Sería maravilloso poder llegar a San Isidro con un triunfo importante bajo el brazo y que la afición se desplace para ver torear a Pablo Aguado.

-Sé que no les gusta esta pregunta, pero para quien no le haya visto en su confirmación en Madrid… ¿qué ofrece Pablo Aguado?
-Tienes razón, no nos gusta esa pregunta (risas). Sobre todo ganas, las formas serán las que en el momento me salgan, no se pueden controlar porque son de cada uno pero ante todos ganas y actitud.