icono-sumario ‘Hay tres encierros para plazas de primera, cinco o seis para cosos de segunda y un par de ellas más para tercera’, afirma Moisés Fraile

Uno de los ejemplares de la divisa charra en el último San Isidro I JULIÁN LÓPEZlinea-punteada-firma1

ISMAEL DEL PRADO> Madridlinea-pie-fotos-noticias

Sevilla y Madrid. Madrid y Sevilla. Los dos grandes escenarios de la primavera taurina volverán a ser los dos epicentros de la camada de El Pilar para el 2019. La divisa verdiblanca del campo charro tiene en el campo diez corridas de toros que irán desglosadas en ‘tres para plazas de primera categoría, cinco, o quizás seis, para cosos de segunda y una o dos más para las plazas de tercera’. 

‘La competencia obliga a afinar cada vez más, ahora un borrón en una corrida tiene consecuencias, porque hay menos festejos, por eso, ya el año pasado optamos por dejar para toro lo que nos gustaba, lo que entendíamos que nos permitía ir a la plaza con garantías, para aquello que nos genera dudas, por mucho trapío que tenga y sea colocable, el criterio es claro: o lo probamos en alguna novillada o va a las calles o lo echamos aquí en casa en algún tentadero’, comenta el ganadero Moisés Fraile a Mundotoro.

‘Tenemos en el campo una camada similar a la de la temporada pasada, hay toros con trapío y reatas para ir a tres plazas de primera categoría, han visto corridas para Sevilla y Madrid, nos quedaría una tercera que se rematará un poco más tarde, así que, posiblemente, vaya a una feria importante del final de la temporada’, comenta Fraile, orgulloso de ‘haber armonizado el tipo de esta ganadería en los últimos años’, pues no se debe olvidar la caja y la alzada que el fenotipo de su procedencia Aldeanueva siempre ha llevado consigo.

‘Podemos decir que es una camada muy para plaza de segunda categoría, para ir a esos cosos de segunda con la seriedad que se debe ir’, resalta. Uno de los posibles destinos para ese circuito de segunda debería ser Valladolid, donde El Pilar destacó en 2018: ‘Los jurados nos dieron la mayoría de premios de la feria el septiembre pasado, es el modelo hacia dónde queremos llevar la ganadería en los próximos años en cuanto a hechuras y juego en el ruedo’.

En este sentido, el balance que Moisés Fraile hace de 2018 es ‘positivo‘, porque ‘embistieron un buen puñado de toros’. ‘Acabamos de hablar de los premios que nos otorgaron en Valladolid, pero es que en Zaragoza también nos llevamos el galardón al Mejor Toro de El Pilar, en Sevilla hubo un toro con bastante calidad al que Garrido cortó una oreja y si no es por la espada, quizás hubiera tenido mayor premio… Estamos contentos con el global de la temporada pasada’, concluye el ganadero salmantino.